Kirchner dio otro giro y ahora ve serios problemas de seguridad

Culpó a la prensa por no informar "con propiedad"



Voltereta del presidente Néstor Kirchner.

Admitió ayer -tras recibir durísimas críticas durante el fin de semana- que la Argentina padece "serios problemas de seguridad". Corrigió así sus propios dichos lanzados el viernes en los que sostuvo todo lo contrario. De todos modos, insistió en que el país es "muy seguro" si se comparan sus índices delictivos con los de "algunas capitales del mundo".

Otra vez volvió a culpar a la prensa por sus propias fallas: "Es importante informar con propiedad. Yo lo que dije es que respecto de algunas capitales del mundo, la Argentina es un país mucho más seguro o muy seguro. Pero los problemas de seguridad los estoy sufriendo cotidianamente con mucha angustia", aclaró Kirchner.

Esta es la tercera aclaración fuerte que debe dar Kirchner en menos de una semana.

Primero fue el escándalo de la "aparición" de los casetes con escuchas en la causa AMIA que le generó un entredicho con la comunidad judía y luego se sumó la insinuación de congelar el plan de Seguridad del despedido ministro Gustavo Beliz que lanzaron sus allegados. Ante la reacción de Juan Carlos Blumberg de convocar a una marcha si cambiaban todo, Kirchner corrigió: "no habrá cambios al plan".

El presidente salió ayer a despejar nubarrones luego de afirmar el viernes último que "Argentina es un país muy seguro en materia de seguridad".

Esos dichos generaron la inmediata reacción de las familias que sufren en estos momentos el secuestro de uno de sus integrantes. La oposición también lo criticó con dureza: "No sólo no ve la realidad, hasta parece una provocación", llegó a decir López Murphy.

El jefe de Estado sostuvo ayer, en la misma línea, que "los problemas de inseguridad que vive la Argentina son muy serios y estamos trabajando para mejorar eso". Durante una conferencia de prensa que ofreció tras su visita a la exposición rural que se realiza en el barrio porteño de Palermo, Kirchner explicó que dijo aquella frase -"la Argentina es un país muy seguro"- porque en el exterior a veces "se nos trata despectivamente".

"Dije a un periodista extranjero que nosotros teníamos problemas de seguridad serios, pero que había países que tenían también problemas muy serios, porque siempre se habla despectivamente de la Argentina", agregó.

En cuanto a las protestas piqueteras, ratificó que "más allá de los aciertos y desaciertos" oficiales, el Gobierno aplicará la ley "siempre con carácter disuasivo", y sostuvo que está dispuesto al diálogo con todos los sectores políticos que tengan "buena voluntad" de hacerlo.

No obstante, Kirchner no confirmó si el PEN convocará a una ronda de diálogo con todo el arco político que incluya a dirigentes como Elisa Carrió (ARI) y López Murphy, hoy por hoy los más férreos opositores del Gobierno.

En una conferencia de prensa, una de las pocas que ofrece desde que asumió la Presidencia, Kirchner sostuvo no tener "nada" que decir respecto de las versiones sobre un supuesto maltrato suyo hacia sus ministros.

"Nada. Se lo contesto con una sonrisa", respondió Kirchner.

Visitó la Rural

El presidente Néstor Kirchner consideró que "no es el momento" ni "están dadas las condiciones" para analizar o establecer una fecha con el fin de modificar las retenciones al campo.

La declaración presidencial tuvo lugar en una rueda de prensa que ofreció luego de visitar la 118 Exposición de Ganadería, Agricultura e Industria que realiza la Sociedad Rural Argentina.

"Son determinaciones muy importantes que en este momento no sería posible tomar, el país está tomando decisiones muy importantes", contestó ante una pregunta puntual. Además, remarcó que en su gestión "se está llevando a cabo un sistema económico que permitió el resurgimiento del campo. Si hubiéramos seguido con el modelo anterior, todo hubiera sido distinto".


Comentarios


Kirchner dio otro giro y ahora ve serios problemas de seguridad