Kirchner logró apoyo político en Alemania, pero EE.UU. suma presión



BERLíN, Alemania.- El presidente Kirchner recibió ayer el respaldo de su colega alemán Gerhard Schröder ante el G-7 y el FMI, quien destacó la “estabilización económica” de la Argentina, en cambio, EE. UU. que mantenía la postura “más amigable”, exigió ahora que se alcance un acuerdo con todos los acreedores.

Kirchner escuchó del Presidente de Alemania (un cargo más protocolar) y ex director del FMI, Horst Köhler, que el país europeo “va a ayudar” a la Argentina a que “negocie una solución” con el organismo de crédito internacional.

“Lo que dijo Schröder en el almuerzo y por la tarde Köhler al presidente, es que Alemania va a apoyar en toda la línea a la Argentina”, aseguró el canciller Rafael Bielsa, al ser consultado sobre el balance de las reuniones.

Desde Washington, el subsecretario del Tesoro de EE. UU., John Taylor le advirtió al gobierno que “es importante la instrumentación de un plan para tratar con los bonistas” que no adhirieron al canje. Y señaló que hay muchos temas con los que la Argentina “deberá estar comprometida si hay un nuevo programa con el FMI”.

A su vez, el titular del Fondo, Rodrigo Rato, pidió una estrategia realista para los acreedores que quedaron afuera, mientras que el presidente del Banco Mundial, James Wolfenshon, dijo que la

entidad quiere saber “cuáles son las reglas”.

La deuda pública con acreedores privados que no ha sido reestructurada equivale a unos 20.000 millones de dólares, y está en moratoria desde diciembre de 2001.

El jefe de Estado argentino tuvo ayer la jornada más importante de su primera visita oficial a Alemania, que culminará el próximo sábado.

Durante una exposición ante la prensa al término de la reunión con Kirchner en la sede de la Cancillería Federal, Schröder destacó su “respeto por los éxitos obtenidos por el presidente Kirchner en la estabilización económica de su país” y señaló que “Argentina es para nosotros uno de los socios mas importantes”.

Tanto el jefe de Estado argentino como el alemán, hicieron hincapié en darle “un nuevo impulso”a las negociaciones entre la Unión Europea y el Mercosur, e incluso Schröder propuso contactar al francés Jacques Chirac y al español José Luis Rodríguez Zapatero, para organizar una cumbre de mandatario de ambos bloques regionales.

Kirchner agradeció a Schröder por la “solidaridad permanente que ha tenido y tiene” hacia la Argentina así como “su comprensión y apoyo” por la situación que atraviesa el país, sobretodo en el ámbito internacional.

El Jefe de gobierno alemán, por su parte, señaló que con la Argentina “no hay ningún problema político” y aclaró que “los temas de finanzas que no son muy fáciles los vamos a intentar solucionar con un espíritu de amistad tanto en el papel de Alemania ante el Fondo Monetario Internacional” como en la relación bilateral.

Kirchner, en tanto enfatizó que “los argentinos siempre le vamos a agradecer (a Schröder) porque fue el único que estuvo en la Argentina cuando el país explotó”, en alusión a la visita que el mandatario alemán realizó en e 2002, durante la presidencia de Eduardo Duhalde.

El apoyo de Alemania ante el G-7 y el FMI no se hizo público por parte de Schröder en la exposición ante la prensa en la Cancillería federal ya que, se explicó, Alemania no puede difundir una postura pro argentina porque las reuniones del G-7 los sietes países son consensuadas y privadas.

En ese sentido, fuentes oficiales indicaron que Schröder le dijo a Kirchner “que es indudable el apoyo político para la Argentina” y le comunicó su intención de visitar la Argentina “en el transcurso de este año”.

“El gobierno argentino no tiene más que agradecimiento a la postura de solidaridad permanente que ha tenido y tiene Alemania”, así como “su comprensión y apoyo”, afirmó Kirchner ante la prensa alemana y argentina.

Kirchner reconoció ante Schröder que la posición de la Argentina no había sido “simpática” aunque le aseguró que “durante su mandato no se reabrirá el canje”, y el alemán “sonrió y le respondió que, sin embargo, le había parecido exitoso” el canje de la deuda.

(DYN y DPA)

Construirán una autopista

BERLIN.- El presidente Kirchner encabezó ayer una reunión con el grupo empresario Hochtief y firmó un preacuerdo para la construcción de la autopista Presidente Perón, que unirá a modo de anillo el oeste del Gran Buenos Aires con Ensenada e implicaría una inversión estimada en 250 millones de dólares.

Los encargados del anuncio fueron el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, junto al presidente de Hochtief, Herbert Luetkestratkoetter, quienes ofrecieron una breve exposición a la prensa. “Firmamos un protocolo de entendimiento para elaborar dos proyectos: uno de mantenimiento y otro de financiamiento de la construcción de la Autopista Parque Presidente Perón”, afirmó De Vido. (DyN)

Duro con el Fondo: “Son incompetentes”

BERLIN.- El presidente Kirchner dijo en Berlín que los organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) carecen de realismo, se “están volviendo cada más incompetentes” y “tarde o temprano deberán ser reestructurados”.

Tras un llamado del director gerente del FMI, Rodrigo Rato, para que Argentina negocie con la institución con un “enfoque realista”, Kirchner afirmó que los organismos multilaterales, como el Fondo, “no comprenden las realidades de nuestra región, nuestro país y de otros países del mundo” y llegará un momento en que la realidad chocará contra su funcionamiento.

“Estos organismos se están volviendo cada vez más incompetentes y nosotros estamos demostrando que se puede vivir (sin ellos), que hay vida después del Fondo”, y que “tal como funciona hoy en día (el FMI) no tiene destino, no tiene futuro”, dijo Kirchner en un discurso ante la fundación socialdemócrata alemana Friedrich Ebert.

El presidente argentino subrayó que su país “ha crecido” optando “por hacer todo lo contrario” de lo que dice el FMI, porque “si hubiera hecho lo que ellos me decían, y les hubiera pagado (al FMI)” como le exigía, “tendría que haber rematado (subastado) a Argentina”.

Soportando “enormes presiones, tuvimos que hacer un canje (de la deuda por más de 100.000 millones de dólares) al margen del Fondo”, y “ahora que lo hemos concluido con una aceptación del 76%”, el organismo “siempre busca un nuevo problema para dificultar nuestro camino”, agregó Kirchner. Vienen a Argentina “tecnócratas que nos ponen cara de malos, cuando ellos fueron los que generaron el endeudamiento, que no tienen ninguna consideración cuando hay gobiernos no corruptos, que proceden con dignidad y están dispuestos a construir un mundo distinto”, explicó. (AFP)

Apostillas: ¿Por 10 años más?

El buen humor del presidente argentino luego de la reunión con Schröder en la sede de la Cancillería Federal, se hizo notar al momento de relatar los términos del encuentro a la prensa argentina y alemana apostada en ese moderno edificio. En un clima de cordialidad recíproca, Kirchner agradeció a Schröder la “solidaridad” con la Argentina “en los momentos más angustiosos que nos tocó vivir en esta década”. Sin embargo, el santacruceño comenzó a esbozar una sonrisa cuando agregó ” y también agradecerle el apoyo que nos va a dar en la próxima década”. Además de las sonrisas del propio canciller alemán, nadie supo explicar si ambos piensan quedarse 10 años más en sus respectivos gobiernos.

* * *

Cuarto poder. Durante la reunión de trabajo y posterior almuerzo entre Kirchner y Schröder, no sólo se habló de la relación bilateral, el FMI, el G7, el comercio, la economía argentina, el Mercosur y la Unión europea. Al ingresar al recinto para la prensa, al término del cónclave, fue el propio Schröder quien inauguró la exposición, mirando a la prensa: “Hemos debatido sobre lo que son ustedes, los periodistas, pero no les voy a decir qué dijimos”.

 

* * *

De Vido duro. Se sabe que el alemán no es un idioma accesible para quienes hablan español. Lo sufrió el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido. Al anunciar la posibilidad de que la empresa alemana Hochtief invierta en la Argentina en la construcción de la autopista Parque Presidente Perón, De Vido tuvo que mencionar, bajo la mirada atónita de Kirchner, el nombre del presidente de la firma con quien había suscripto el entendimiento. Suspiro profundo y se lanzó a pronunciar, en un tono entrecortado, a Herbert Luetkestratkoetter.


Comentarios


Kirchner logró apoyo político en Alemania, pero EE.UU. suma presión