Kirchner sumó más tensión con los gobernadores y hoy no va al congreso del PJ

Dijo que "tiene preocupaciones



El Congreso Nacional Justicialista se reunirá hoy para definir sus nuevas autoridades en medio de una fuerte polémica protagonizada por gobernadores del PJ y el presidente Néstor Kirchner, quien se mostró ayer decidido a redoblar la apuesta al partido y afianzar, así, su liderazgo.

Si bien Kirchner relativizó el duro contrapunto que mantiene con un grupo de mandatarios del PJ a raíz del acto de ayer en la Esma, el Presidente subió la apuesta a su propio partido, al advertir que tiene “preocupaciones más importantes” que la realización del Congreso de mañana.

Las declaraciones de Kirchner -efectuadas desde la provincia de San Juan- enrarecieron el clima político del congreso de hoy, cuyo cierre estuvo previsto que lo hiciera desde un comienzo el Presidente, y cayeron “mal” a por lo menos uno de gobernadores enfrentados en las últimas horas con él, según revelaron fuentes partidarias.

El gobierno también debió salir poner paños fríos en su relación con la UCR. El ministro de Interior, Aníbal Fernández, desmintió que el discurso de Kirchner, en el que pidió perdón en nombre del Estado “por haber callado durante 20 años de democracia tantas atrocidades” haya sido una “agresión o castigo” al ex jefe de Estado Raúl Alfonsín. Alberto Fernández le reconoció al ex presidente el haberle “tocado vivir la institucionalización de un país devastado por una dictadura”, aunque recordó que también “son ciertas las leyes de Obediencia Debida y Punto Final” y sostuvo que “al radicalismo también le cabe la responsabilidad de aquel decreto de (Fernando) De la Rúa que impedía las extradiciones de los genocidas”.

En una línea diferente, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, admitió que “hubo un error” en el discurso presidencial, al no reconocer la labor del ex mandatario Alfonsín en materia de derechos humanos, aunque destacó que el Presidente “tuvo el coraje de rectificarlo”.

También en las Fuerzas Armadas continuaba ayer el malestar por las actitudes del presidente por su política de Derechos Humanos. Tres altos jefes militares pidieron en los últimos días sus pases a retiro por la transformación de la Esma en un Museo de la Memoria y por la decisión de descolgar los cuadros de los ex represores Rafael Videla y Reynaldo Bignone del Colegio Militar.

En este sentido, ayer se supo que Kirchner recibió “amenazas telefónicas en los días previos” al acto en la ESMA.

Una fuente oficial confirmó que las amenazas fueron recibidas en el teléfono celular que responde habitualmente el secretario privado del presidente, Daniel Muñoz. Sin embargo, anoche el vocero pre

sidencial Miguel Nuñez salió a aclarar que las intimidaciones “fueron hace un tiempo atrás pero no me consta que se hayan registrado en los últimos días”.

Tras las afirmaciones del Presidente sobre los gobernadores del PJ, fuentes del gobierno nacional adelantaron que Kirchner no asistirá finalmente al encuentro d hoy en Parque Norte, aunque sí lo hará su esposa, la primera dama, senadora y congresal Cristina Fernández.

La tensión política entre el Presidente y el PJ -gobernadores y legisladores nacionales- aumentó en los últimos días por la actitud pasiva de Kirchner frente a los condicionamientos que impusieron las Madres de Plaza de Mayo para que los mandatarios provinciales no asistieran al acto de ayer en la Esma.

Por tal motivo, los gobernadores cuestionados por entidades de derechos humanos podrían elaborar un documento crítico por lo ocurrido ayer en torno del acto de la Esma para ser leído en el congreso partidario.

Un mandatario provincial alineado al kirchnerismo dijo, de todas formas, que hoy está “asegurada la elección” del jujeño Eduardo Fellner en el congreso como el nuevo jefe del Consejo Nacional Justicialista, un cargo consensuado hace tiempo entre Kirchner y su antecesor, el bonaerense Eduardo Duhalde.

En la reunión se buscaría eliminar la conducción colegiada conformada, en la actualidad, por 110 miembros y reducir la mesa ejecutiva del partido a 36 integrantes. Cada provincia estará representada por los gobernadores del PJ, aunque en aquellos territorios manejados por la oposición será el titular del justicialismo local quien se siente en el Congreso Nacional partidario.

También esa mesa estará representada por los titulares de los bloques de Diputados y Senadores del PJ, más tres integrantes de la rama femenina, tres de la juventud y tres del sindicalismo.

Kirchner lograría, de esta manera, restarle poder político a Carlos Menem, quien se vería imposibilitado de competir en elecciones internas ya que será esa mesa ejecutiva la que proponga al nuevo jefe partidario.

Además está prevista una reforma de la carta orgánica, cuyo objetivo es implementar una amnistía a todos los dirigentes del PJ que en las últimas elecciones compitieron por fuera de la estructura partidaria.

Notas asociadas: Escenario: El presidente busca ratificar su alianza con Duhalde Análisis: Cuestión militar Alegatos por Bergés y Etchecolatz En Neuquén apoyan la llegada del Museo de la Memoria a la Esma  

Notas asociadas: Escenario: El presidente busca ratificar su alianza con Duhalde Análisis: Cuestión militar Alegatos por Bergés y Etchecolatz En Neuquén apoyan la llegada del Museo de la Memoria a la Esma  


Comentarios


Kirchner sumó más tensión con los gobernadores y hoy no va al congreso del PJ