Kirchner viajó a España y busca un avance con las privatizadas



El presidente Néstor Kirchner viajó ayer a España para participar de la XV Cumbre Iberoamericana que se realizará en Salamanca, con la aspiración de avanzar con el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en entendimientos que destraben la situación de distintas empresas de capital hispano que operan en la Argentina.

La asistencia de Kirchner a la Cumbre, que estaba en duda hace un mes, se tornó inevitable ante las señales que produjo el gobierno de Rodríguez Zapatero y la cantidad de temas a resolver, como la situación con Aguas de Barcelona, Telefónica, Aerolíneas y Endesa.

Por esas razones, además de la posible firma de un acuerdo para que -finalmente- Argentina compre 1.000 vagones y locomotoras a España para hacerlos reparar en instalaciones locales, es que el Presidente debió hacerse de casi tres días para viajar a Salamanca en la recta final de la campaña electoral.

A diez días de las elecciones, acompañarán a Kirchner su esposa y candidata a senadora nacional en la provincia de Buenos Aires, Cristina Fernández, el canciller y candidato a diputado nacional por la Capital Federal Rafael Bielsa y el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido.

También estarán en España secretarios y subsecretarios del Ministerio de Planificación, para ultimar los detalles de los eventuales acuerdos que se suscriban. En lo que respecta a la Cumbre, Kirchner hablará ante los presidentes iberoamericanos en alguna de las cuatro sesiones de trabajo que se realizarán en las instalaciones del Colegio de Fonseca. Asistirá también a las dos recepciones que ofrecerá el rey Juan Carlos I y a la asunción oficial de Enrique Iglesias como titular de la Secretaría General Iberoamericana, un nuevo organismo que comenzará a funcionar este mes.

Sin embargo, la atención estará puesta en la reunión bilateral que mantendrá con Zapatero, posiblemente mañana, donde se abordarán los temas espinosos de la relación bilateral.

Si bien se había especulado con firmar en Salamanca un Acuerdo de Asociación Estratégico entre ambos países, que quedará sellado en 2006 durante una visita de Estado de Kirchner a Madrid, sí se rubricará una “declaración bilateral” que servirá como base para ello. El gobierno aspira también a llegar a algún entendimiento en el conflicto con Aguas Argentinas, donde la empresa española Aguas de Barcelona tiene una participación minoritaria. Suez, socio controlante de la empresa catalana y la mayoría de las firmas accionistas, anunció su retiro de Aguas Argentinas. También se especula con un principio de acuerdo para la renegociación del contrato de Telefónica y de Endesa, operadora de Edesur. Ambas firmas tienen juicios multimillonarios en el CIADI contra Argentina que aún no fueron suspendidos pese a los anuncios que efectuó el gobierno de Kirchner.(DyN)


Comentarios


Kirchner viajó a España y busca un avance con las privatizadas