Kirchner y Mesa apuestan a la integración energética

Ayer se acordó el aumento de las ventas de gas a la Argentina.




El presidente Néstor Kirchner ratificó ayer su intención de "avanzar decididamente en la integración con Bolivia", tras reunirse con su colega boliviano, Carlos Mesa, y acordar el incremento gradual de la compra de gas al país vecino. "Vamos a avanzar decididamente en la integración con Bolivia y vamos a profundizar el acuerdo del gas", aseguró Kirchner en Tarija, Bolivia, al término de la firma de una serie de acuerdos con Mesa, en materia energética.

En presencia de Mesa y los cancilleres de Argentina, Rafael Bielsa, y de Bolivia, José Ignacio Siles, Kirchner señaló que "es hora que entremos a confiar en nosotros mismos" porque "no queremos ser más el patio trasero del mundo".

Los mandatarios suscribieron una carta de intención a partir de la cual Argentina recibirá de Bolivia "cerca de 6,5 millones de metros cúbicos por día", en el corto plazo, y de unos 25 millones en un periodo de tiempo a estimar.

Ocurre que todavía el gobierno de Mesa debe enviar al Parlamento el proyecto para la nueva Ley de Hidrocarburos -algo votado por los bolivianos en el referéndum del domingo pasado- para su aprobación correspondiente. Empero, legisladores bolivianos manifestaron a sus pares argentinos, en un encuentro paralelo, que existe en el Congreso del país vecino "absoluto consenso" para aprobar el proyecto que envíe Mesa.

Precisamente eso es lo que criticó ayer por la mañana el líder cocalero Evo Morales, al argumentar que Mesa "no puede vender (más) gas antes de promulgar la nueva ley de hidrocarburos" porque, advirtió, "nos está llevando a un camino equivocado igual que (el depuesto presidente) Gonzalo Sánchez de Lozada".

A su turno Mesa, destacó la "profunda amistad y sentimiento de hermandad indiscutible entre Argentina y Bolivia" y destacó que el incremento en la venta de gas al país "va a darle ingresos a este departamento", en alusión a Tarija, principal fuente de recursos gasíferos.

Expectantes ante la posibilidad de que una mayor venta de gas a la Argentina mejore sus ingresos, los habitantes de Tarija aplaudieron reiteradamente la palabras de Kirchner e incluso lo saludaron durante su breve estadía en la ciudad. En ese contexto, el mandatario boliviano indicó que con Kirchner "hemos planteado que hay que darle valor agregado al gas a través de una planta de separación de líquidos que pueda funcionar en la frontera entre ambos países". Además, la Argentina tiene previsto colaborar con Bolivia en el desarrollo de la red domiciliaria de gas y en la implementación del GNC en los automotores.

Ocurre que si bien Bolivia es el segundo país en la región -detrás de Venezuela- en lo que hace a recursos energéticos, su población no tiene acceso masivo al gas.

"La integración es el vínculo que nos va a permitir a nuestro pueblos seguir creciendo", destacó Kirchner, quien aseguró que esa decisión "nos va a llevar a las dos regiones a desarrollarnos económicamente, generar ingresos, potenciar los vínculos y los hechos de solidaridad mutua deberán trasladarse a otras áreas".

Durante el almuerzo que ambos presidentes mantuvieron en el hotel "Los Parrales", Kirchner agradeció a Mesa "la decisión política" de haberle vendido gas a la Argentina en abril pasado, en el marco de una crisis energética en el país pero también en un contexto de debilidad del gobierno de Bolivia.

Los presidentes de Argentina y Bolivia firmaron, además, una declaración conjunta con un memorándum sobre defensa y seguridad fronteriza; cooperación en salud; y tres protocolos adicionales sobre promoción económica y de inversiones en materia de turismo, cooperación para investigación y desarrollo tecnológico y medidas sanitarias y fitosanitarias.

(DyN)

Puntos salientes de lo consensuado

Los gobiernos de Argentina y Bolivia suscribieron ayer una Carta de Intención para refrendar la ampliación de la compraventa de gas, que fijó además las pautas comunes a seguir para profundizar la integración energética entre ambos países. Entre los puntos salientes del acuerdo que firmaron el secretario de Energía argentino, Daniel Cameron, y el ministro de Hidrocarburos boliviano, Guillermo Torres, se destacan los siguientes compromisos:

• Acelerar el análisis técnico legal y económico para facilitar el desarrollo del proyecto de construcción y operación del gasoducto del Noreste argentino, para concretar la exportación en un mediano plazo de 20 millones de metros cúbicos por día.

• Reactivar el trabajo de la Comisión Técnica Binacional para que presenten un proyecto de acuerdo de integración energética para construir y operar el gasoducto del Noreste argentino.

• Analizar los estudios de factibilidad técnicos y económicos para la instalación de una central eléctrica en el sur de Bolivia, cercana al límite con la frontera argentina, para generar y vender energía eléctrica en la región sur de Bolivia y vender el excedente a Argentina.

• Realizar los estudios técnicos y económicos para la instalación de una planta de separación de líquidos, de la corriente de gas natural a ser exportado a Argentina en la región fronteriza entre ambos países, para la comercialización con valor agregado del gas en los mercados boliviano y argentino.

• Promover la cooperación técnica y financiera por parte de Argentina, para acelerar el plan de masificación del uso de gas en el mercado doméstico boliviano, a través de las actividades de distribución de gas por redes y la conversión de vehículos a gas natural vehicular.

Por otra parte, los presidentes Néstor Kirchner y Carlos Mesa firmaron un serie de protocolos para desarrollar proyectos conjuntos de turismo, de desarrollo científico y tecnológico, de medidas sanitarias y fitosanitarias, salud y medio ambiente.

(Télam)


Comentarios


Kirchner y Mesa apuestan a la integración energética