Kiyahua, el lugar donde la gente se ayuda

Vecinos autoconvocados comenzaron a trabajar en este hogar el año pasado.

CIPOLLETTI (AC).- En lengua aborigen Kiyahua quiere decir «el lugar donde la gente se ayuda», y así se llama el centro interdisciplinario ubicado en el barrio Luis Piedra Buena «A», que comenzó a funcionar el pasado año por la inquietud del grupo «Vecinos Autoconvocados» y el apoyo del gobierno de Alberto Weretilneck, quien con personal y materiales puso mucho más que un granito de arena para refaccionarlo, porque estaba destruido.

Allí hay una incipiente biblioteca, talleres, apoyo escolar y distribución de ayuda a la población del área más necesitada.

Entre los Vecinos Autoconvocados están Patricia Lagos, Susana Gebel, Teresa Zúñiga y Alicia Méndez, entre otros, mientras que la asistente social de la comuna, Mónica Pereyra, de amplia experiencia, organiza todo el movimiento de lo que es sostén oficial, mientras que la administrativa Norma Grandi se encarga de que todo quede asentado como corresponde.

Patricia Lagos se ha propuesto un proyecto ambicioso, cual es la creación de una biblioteca, con libros, revistas, diarios y materiales para todo el mundo, desde l mediana y la tercera edad hasta chicos y jóvenes.

«Creemos los vecinos que incentivar la lectura y darle una mano tanto a la gente mayor como a los estudiantes es una necesidad y casi un deber para nosotros. Por eso yo personalmente estoy encargada de agrandar esta pequeña biblioteca», dice la mujer, con indisimulado or

gullo, en una de las oficinas de Kiyahua.

En «el lugar donde la gente se ayuda», como si fuera poco todo lo que se hace, van también los estudiantes de la cátedra Atención Primaria de la Salud de la Escuela de Medicina, para una fase de sus prácticas. El tema de los talleres es toda una experiencia gratificante y cuando «Río Negro» visitó Kiyahua estaban en pleno funcionamiento, por ejemplo, los de tejido y costura, y de peluquería.

También funcionan allí los talleres de cerámica, de historietas (las hacen chicos, con su imaginación, bosquejo y textos), de música (teclado, órgano, flauta, guitarra y flauta dulce); telar y reciclado de materiales con los que se hacen juegos y demás.

Abierto de lunes a sábados, mañana y tarde, Kiyahua es un ejemplo de lo que se puede hacer con iniciativa propia, como la de estos autoconvocados, que encontraron buen caldo de cultivo en el municipio generando un ámbito que ya es toda una institución en el populoso barrio del noreste del ejido cipoleño.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios