La alerta sigue vigente pero disminuyó el riesgo

Las lluvias en la alta cuenca del Neuquén fueron ayer menores a las previstas por lo que la previsión de una creciente extraordinaria, como la de 2006, se desdibuja, según la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas. Mañana el tiempo tenderá a mejorar. Sin embargo, en Sauzal Bonito, el agua sí dejó fuera de sus casas a los pobladores y en Chos Malal, el aislamiento sigue. En Rincón de los Sauces, la situación se agravó abruptamente.



CIPOLLETTI (AC).- Más que un respiro. Las lluvias no fueron de la intensidad que se pronosticaban y por lo tanto los caudales ni siquiera alcanzaron los 6.000 metros cúbicos por segundo a última hora de la tarde, como preveían a la altura de Paso de los Indios. “El evento se ha descomprimido”, reconoció anoche Elías Sapag, presidente de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC).

De todos modos el alerta se mantiene. Recién hoy a la mañana la AIC dará a conocer un parte definitivo, precisando cómo se manejará la situación. Extraoficialmente se supo que es poco probable que se deba recurrir al viejo cauce del río Neuquén, una de las opciones que se analizaban ante el importante volumen. Todo indicaría que los caudales se concentrarían en Los Barreales, sin necesidad de afectar zonas aguas abajo.

Los más perjudicados seguirán siendo, sin duda, los pobladores de Sauzal Bonito, de Neuquén, porque a ellos sí, el agua los dejó una vez más fuera de sus casas, como en el 2006.

Ayer era uno de los días “críticos” de este evento que en las primeras horas del lunes se pensó que podría alcanzar los 12.500 metros cúbicos por segundo, trascendió. Según el pronóstico, durante la jornada de ayer iba a seguir lloviendo en cordillera. Se esperaban unos 100 milímetros, pero no fue así. “Las precipitaciones de la tarde en la alta cuenca fueron de menor intensidad que las previstas”, informó la AIC en su último parte. Alcanzaron los 40 milímetros; menos de la mitad. Una buena noticia sumada a otra: hoy por la mañana mejora el clima. Se espera tiempo “frío”.

De todos modos en el último informe, anoche, la Autoridad de Cuencas mantuvo el alerta y reiteró el mismo mensaje que difundió en los comunicados anteriores. Afirmó que si los caudales máximos de la crecida resultaran del orden de 8.200 metros cúbicos por segundo no serían necesarios vertidos hacia Añelo-El Chañar y en consecuencia los caudales aguas abajo de El Chañar-Ballester, no superarían al máximo de 600 metros cúbicos. Y que, por el contrario, los caudales por sobre 8.200 que llegaran a Portezuelo Grande sería necesario verterlos hacia el viejo cauce del río Neuquén, por Añelo. “La situación a este momento aún indica esta posibilidad, similar a la del 2006, con lo cual los caudales erogados por El Chañar podrían superar los 600 metros cúbicos hacia el fin de semana”, se comunicó oficialmente cerca de las 21.


Comentarios


La alerta sigue vigente pero disminuyó el riesgo