La Argentina, el mejor lugar para los celíacos

En cuanto a oportunidades de elección de alimentos



#

El único tratamiento eficaz es llevar de por vida una dieta libre de gluten.

"En ningún país del mundo los celíacos disponen de una dieta tan estricta y variada como en la Argentina", aseguró la presidenta de Asistencia al Celíaco de la Argentina (Acela), Alicia Greco. Esta entidad no gubernamental había realizado el año pasado un estudio de relevamiento sobre las empresas latinoamericanas -de Sudamérica y México- de alimentos sin gluten, es decir los que las personas que sufren de enfermedad celíaca no tienen "prohibidos" en su dieta.

Los resultados, al parecer, habían dejado bastante bien parada a la Argentina en este sentido. Tanto fue así que, según cuenta la presidenta de Acela, causaron estupor entre los asistentes al último congreso de la especialidad, realizado hace poco tiempo en Barcelona: "No podían creer que en Argentina se actualice mensualmente la Guía de Alimentos para celíacos, ya que allí esa publicación se edita una vez al año y en algunos países cada dos años. Mientras que las actualizaciones se hacen una vez al año si es que hay novedades. Tampoco existe una exposición de alimentos como la nuestra, ni una guía para los chicos", expresó Greco.

Los empresarios invitados se mostraron extrañados de que en Argentina hubiera más de veinte empresas que fabrican estos alimentos especiales: en Europa, al parecer, la proporción es menor.

Otra de las cosas que, según Greco, sorprendió a americanos y europeos es que la Argentina fuera aparentemente el único del mundo donde las empresas que fabrican productos para celíacos se hayan agrupado para formar una cámara del sector.

¿Por qué? Greco considera que ello se debe a que en el Viejo Continente "hay cada vez menos industrias de alimentos para celíacos, porque los europeos consumen el almidón de trigo, que no está permitido en los enfermos, y éstos tienen acceso sólo a una cantidad reducida de productos".

"Cuando vieron las medialunas, se asombraron", contó.

Otra de las diferencias que Greco remarcó respecto de Europa es que en la Argentina los productos para celíacos son consumidos también por personas que no son celíacas. En este punto, contribuyen no sólo el símbolo de calidad, que también es utilizado por la industria europea de alimentos, sino también, y especialmente, la exhibición de los productos alimenticios sin gluten en las cadenas de supermercados más importantes.

La presidenta de la Asociación remarcó que el pedido de habilitación de estas góndolas fue realizado en su momento por la propia Acela: "Esto provocó asombro entre los participantes europeos, ya que allí ni se menciona este tipo de alimentos en los supermercados", dijo Greco. El logro es muy importante, señala, principalmente teniendo en cuenta que quienes lo lograron todos estos adelantos en Argentina y en América Latina no son profesionales con instrucción académica en la materia "sino simplemente padres de celíacos que trabajamos voluntariamente".

La celiaquía o enfermedad celíaca es una enfermedad crónica y autoinmune que se manifiesta como una inflamación del intestino delgado por intolerancia al gluten, una proteína contenida en algunos cereales como el trigo, la avena, la cebada y el centeno, cuyas iniciales (TACC) definen el rótulo que identifica a los alimentos para celíacos en las góndolas: "Sin TACC". Se manifiesta en las personas genéticamente predispuestas -aproximadamente un 1% de la población- desde la infancia y los síntomas incluyen fatiga, diarrea crónica y posiblemente un retraso en el crecimiento infantil. Los síntomas pueden estar presentes permanentemente o no; pueden remitir, pero la condición es crónica. El único tratamiento eficaz para las personas celíacas es adoptar de por vida una dieta libre de gluten para permitir, de esa manera, la regeneración de las vellosidades intestinales.

En los alimentos para celíacos, las harinas "TACC" deben ser reemplazadas por otras que no contengan gluten, como las harinas de arroz, maíz, algarroba y papa o el almidón de trigo.


Comentarios


La Argentina, el mejor lugar para los celíacos