La Argentina XL: La mitad de la población tiene sobrepeso

La obesidad pasó del 14,6 al 18 por ciento en cuatro años en todo el país. A tres años de sancionada la ley de obesidad todavía no está reglamentada. Al mismo tiempo, crece la inactividad física y baja la ingesta de frutas y verduras.




Al tiempo que se convirtió en una enfermedad epidémica en todo el mundo, la obesidad también empezó a dar señales de alerta en nuestro país.

Algunos datos: poco más de la mitad de la población argentina -el 53,4%- tiene exceso de peso y la obesidad pasó de 14,6% en 2005 a un 18% en 2009. Al mismo tiempo, creció la inactividad física: de un 46,2% a un 54,9% en ese mismo período.

Pese a estas estadísticas, e incluso a la sanción de una ley de vanguardia al respecto, se está aún muy lejos de implementar políticas y acciones que ayuden a mitigar esta enfermedad.

Los datos pertenecen a la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, presentada en 2010 por el Ministerio de Salud de la Nación, que a su vez mostró que cada vez hay menor ingesta de frutas y verduras por día (cayó entre uno y tres puntos porcentuales en un lustro).

En la última nota conjunta de la Red de Diarios en Periodismo Social, se da cuenta de la situación en varias provincias: la situación de los chicos menores de edad afectados por el sobrepeso, el crecimiento de la obesidad y las carencias de los hospitales públicos para afrontar un problema que de esta forma deja desprotegidos a los sectores con menos recursos económicos.

La alimentación luego de la crisis del 2001

“Argentina estuvo en una etapa de pobreza y mal nutrición después de la crisis de 2001. Al mejorar la capacidad adquisitiva, aumentó el consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono. Y el resultado de eso es talla baja con obesidad”, explica Raquel Furnes, a cargo de la cátedra de Fisiopatología y Dietoterapia del Niño de la Escuela de Nutrición de la Universidad Nacional de Córdoba.

En el país, la obesidad prevalece en mujeres adultas de mediana edad, entre los 50 y 64 años (27,3 por ciento), pero se reparte con altibajos en el resto de franjas etarias y entre los varones.

“Han cambiado los entornos físicos y sociales que hacen que en el mundo y en la Argentina esté creciendo la obesidad”, definió Sebastián Laspiur director de la Dirección de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles en 1er Encuentro para la elaboración de la Guía de Práctica Clínica Nacional de Diagnóstico y Tratamiento de la Obesidad en mayo.

Además, mencionó que “el crecimiento del parque automotor, la aparición de nuevas tecnologías como Internet, los videojuegos que hacen que, por ejemplo, los chicos estén más tiempo sentados en el televisor o viendo tv que haciendo actividades que incluyen movimiento, son todos factores que hacen al aumento del sedentarismo”.

No obstante, aclaró que “esta es una tendencia mundial” al que recientemente ha hecho referencia la directora general de la Organización Mundial de la Salud, Margaret Chan, quien apenas un mes atrás consideró que esto tendrá consecuencias “catastróficas” y que “profundizará las inequidades”.

Las consecuencias del sobrepeso y la obesidad

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud y se producen fundamentalmente por un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas (baja actividad física). Y las consecuencias son gravísimas: 2,6 millones de personas mueren cada año producto del sobrepeso y la obesidad en todo el mundo. Además, 44% de la carga de diabetes, 23% de la carga de cardiopatías isquémicas y entre 7% y 41% de la carga de algunos cánceres son atribuibles al sobrepeso y la obesidad.

La tan celebrada Ley de Obesidad que fuera aprobada en el Congreso no ha sido aún reglamentada. Allí se declara a la obesidad como una enfermedad que debe ser cubierta por el plan médico obligatoria (PMO) por obras sociales y prepagas lo que incluye la cobertura de tratamientos ambulatorios y quirúrgicos. Ante la falta de reglamentación su aplicación es parcial, algunas entidades la ponen en práctica, otras en forma relativa o nula.

Hay algunas provincias, como Mendoza, que cuentan con una legislación propia para atacar el problema, aunque la situación crítica se repite en casi todos los territorios: en provincias como Santa Cruz, por ejemplo, el índice de sobrepeso es bastante superior al nacional.

Córdoba: en cinco años creció un 30 % el sobrepeso infantil

En Córdoba, según informa La Voz del Interior, más de la mitad de la población mayor de 18 años está excedida de peso. En concreto, 52,2 % tiene kilos de más: 36,2 por ciento acusa sobrepeso (cuando el Índice de Masa Corporal o IMC –peso en relación con la altura– es mayor de 25 y menos de 30), y el 16 % es obeso (el IMC es mayor de 30). Además, la cantidad de personas con problemas de peso se incrementó en más de seis puntos porcentuales (46 por ciento) en sólo cinco años.

Las cifras surgen de los resultados de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) que realizó el Ministerio de Salud de la Nación en 2005 y 2009. El estudio indica que en la provincia hay 894.747 personas mayores de 18 años que padecen sobrepeso u obesidad: 107.458 más que cinco años atrás. De ellos, 30.325 son obesos, y 77.133 presentan sobrepeso.

Los datos ubican a esa provincia apenas por debajo del promedio nacional del 53,4 % para personas con exceso de peso (35,4 por ciento con sobrepeso, y 18 por ciento con obesidad), con 14,4 puntos porcentuales más que hace cinco años.

Asimismo, mientras en 2006 y 2007 había un 20 % de niños en edad escolar con sobrepeso, en 2008 la cifra trepó al 23 por ciento; en 2009, a 29 por ciento y en 2010, al 31,5 por ciento. Cada año se evaluaron a entre mil y 1.600 chicos, y a 200 el año pasado. Pero aunque parciales –este diario no pudo acceder a la información del Programa de Sanidad Escolar (Prosane)–, los datos son más que elocuentes.

La misma situación se registra en Santa Fe, que lejos de estar aislada de la epidemia, empieza a ser un territorio crítico: el 32 % de la franja que va de 5 a los 19 años presenta inconvenientes de sobrepeso, mientras que entre los menores de 5 años un 24 % está en riesgo de obesidad, el 8 % tiene sobrepeso y el 3 % es obeso, de acuerdo a lo publicado por El Litoral.

Estos datos surgen del estudio más reciente que se efectuó en la provincia, que es una encuesta antropométrica realizada entre octubre y noviembre de 2010 por la Dirección por la Salud en la Niñez, Adolescencia y Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud. Se midieron alrededor de 10.000 chicos que asistieron a hospitales públicos y centros de salud. El balance de esta población arroja una proporción elevada de niños y niñas de baja talla en edad temprana. Además, se registra una importante presencia de sobrepeso y obesidad en toda la población de niños, niñas y adolescentes.

Mendoza, preocupada por el aumento de la obesidad

En los últimos años Mendoza, según el diario Los Andes, ha registrado un aumento importante de casos de obesidad, mientras que no ha sucedido lo mismo con el sobrepeso, que implica menor exceso, pero que sin embargo abarca un espectro bastante amplio de población. En cinco años subió 4,5 por ciento la prevalencia de esta enfermedad entre los adultos mendocinos al pasar de 16,2 en 2005 a 20,7 en 2010. Por su parte el sobrepeso se mantiene prácticamente igual en 35,5 por ciento de la población, lo cual sin dudas no es poco. Estos datos se desprenden de la Segunda Encuesta de Factores de Riesgo que el Ministerio de Salud de la Nación realizó durante 2010.

Los registros respecto del sobrepeso muestran un insignificante descenso que pasó de 35,5 a 35,1 por ciento dejando a la provincia en el marco de la media nacional.

El problema del sobrepeso y la obesidad alcanza de manera preocupante también a los niños. El 36 % de los chicos de primer y sexto grado tiene exceso de peso corporal, según se concluyó a través del Programa de Sanidad Escolar que por tercera vez realizaron el Ministerio de Salud provincial en conjunto con la Dirección General de Escuelas, del que participaron 15.687 alumnos.

De ellos 18,4 presentó sobrepeso mientras que 17,9 evidenció obesidad, números definitivamente preocupantes ya que implica una mayor posibilidad de sufrir otras enfermedades.

Cómo afrontan el problema los hospitales públicos

En Salta, la cantidad de población con sobrepeso creció del 46 al 53 % entre 2005 y 2010 de acuerdo a datos difundidos por Agaco (Asociación Grupos de Autoayuda contra la Obesidad).

Además, hace seis años el 13,8 % de los habitantes era obeso y ahora el índice llega al 18 %. Frente a estos números, las objeciones se orientan a la falta de acciones para revertir la tendencia.

“No vemos que a partir de la ley de obesidad hayan cambiado las cosas. Los hospitales no están preparados. En muchos casos, ni siquiera tienen camillas para los pacientes con sobrepeso”, sostuvo Garbarino al El Tribuno.

Desde Agaco también llamaron la atención sobre las dificultades económicas que encuentran los que padecen exceso de peso. “La gente no tiene recursos para comprar productos de bajas calorías. De todos modos, siempre resaltamos que es posible adelgazar si se quiere y enseñamos a buscar los recursos para lograrlo”, dijo Silvia Arroyo, vicepresidenta de la organización.

La pelea de la escuela contra el sobrepeso: los casos de Catamarca y Santa Cruz

Un estudio realizado el año pasado en Catamarca por nutricionistas de Desarrollo Social y del Ministerio de Salud señala que es cada vez más frecuente un diagnóstico de obesidad en niños de 8 y 9 años, que además presentan síntomas peligrosos como colesterol elevado, también indicadores altos de triglicéridos y ácido úrico. Frente al desafío de mejorar la alimentación de los niños, se choca con un muro: la oferta de los kioscos dentro de las escuelas, el sitio donde los niños pasan más de 5 horas todos los días. La posibilidad de crear un programa constante que funcione dentro de las escuelas municipales de la Capital provincial se debate ahora en el Concejo Deliberante y podría ser aprobado en breve según publicó El Ancasti.

En Río Gallegos, Santa Cruz, existe una ordenanza para la creación de Kioscos Saludables, sancionada en 2008 que propone que la escuela sea el ámbito desde donde se trabajara la alimentación junto con el ejercicio físico para prevenir dichas enfermedades. Sin embargo, no se conoce la incidencia de esta medida. Pese a que anualmente se realizan controles de Sanidad Escolar en los primeros y último año de la escuela primaria, que incluyen peso y talla y permitirían determinar índices de sobrepeso y obesidad en base al cálculo de Índice de Masa Corporal (IMC), como parte de las políticas de atención primaria de salud, a nivel local y provincial, no es posible dar con información sistematizada de esos datos.

Las estadísticas a las que pudo acceder La Opinión Austral indican que hay una prevalencia de exceso de peso en el 58,6% de la población de Santa Cruz, y del 21,2% en el caso de obesidad según la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo de 2005. Los datos ubican a la provincia en 9,5% arriba de la media nacional (49,1%).

Todo parece indicar que el sedentarismo es la principal causa de esta prevalencia de sobrepeso y obesidad en la población santacruceña, si tenemos en cuenta que existe una prevalencia del 60,3% de actividad física baja.

El tratamiento: algunos ejemplos de lo que se hace en las provincias

Mendoza marchó a la vanguardia en este sentido al sancionar en 2007 la ley Provincial 7.798 de Obesidad. A través de ella se determina que el Estado debe hacerse cargo de la promoción, prevención, asistencia y rehabilitación de pacientes con esta problemática y esto incluyó el establecimiento del primer centro quirúrgico público, que es el Hospital Scaravelli de Tunuyán.

En pasos sucesivos se fue creando toda una estructura de asistencia en este sentido que ya brindó atención a 1.000 pacientes en tratamientos desde agosto hasta la fecha.

La psicóloga Alejandra Mellado es la coordinadora de la Red Hospitalaria de Obesidad de la provincia y explicó que “ el paciente con obesidad es de difícil adherencia ya que requiere de cambios de hábitos que deben prolongarse toda la vida, se da cuenta que tiene un problema crónico y que las soluciones mágicas no existen y como tienen poca capacidad de frustración, buscan respuestas inmediatas, pero el abordaje multidisciplinario implica la idea de proceso por lo cual suelen tener recaídas”

En Salta, el diputado y médico Omar Soches López presentó un proyecto para que la provincia se plegara a la normativa nacional hace más de dos años, pero sus pares no lo trataron. En el escenario local parece no haber una respuesta clara sobre cuál fue el impedimento para que la provincia se sumara a lo sancionado por los legisladores nacionales. Algunos dicen que se intentó evitar “una catarata de reclamos” para llegar la cirugía bariátrica, indicada para la obesidad. Otros señalan que se debe esperar porque la Presidencia promulgó la ley pero nunca terminó de reglamentarla. Sin embargo, provincias como Neuquén, Jujuy o Corrientes ya aprobaron normas que pusieron en vigencia las políticas a las que apuntó el Congreso en 2008.


La Argentina XL: La mitad de la población tiene sobrepeso