La basura resulta un problema en calles de Viedma

Orgánicos e inorgánicos se cargan y son arrojados en el mismo lugar



#

Ramas, bolsas y cajas también son parte del desordenado paisaje.

VIEDMA (AV).- El empeño que pone el gobierno municipal se ve empañado a diario ante los graves problemas que afronta la ciudad para combatir cierta desorganización en la acumulación de basura, tanto en calles de zonas céntricas como barrios periféricos. La actual gestión incorporó un centenar de contenedores para crear conciencia colectiva en la separación de residuos orgánicos e inorgánicos, y tiene previsto en un corto lapso distribuir en la vía pública unos 250 más. Ante la reiteración de inconvenientes por la colocación de desechos fuera de ello, las autoridades y la concesionaria de higiene urbana Cotravili realizaron una serie de recomendaciones a los vecinos. En principio, se recordó que debido a que los transportes recolectores sólo utilizan un brazo mecánico para volcar la basura, todos los residuos que se colocan a un costado no pueden ser recolectados. En general, se trata de escombros, ramas o grandes elementos, que romperían el sistema compactador del camión. El Área de Higiene Urbana recordó que el contenedor tiene como fin ser una alternativa a la recolección domiciliaria, no una zona habilitada para el depósito de basura. Solicitó dejar tapados los contenedores para evitar el accionar de mascotas y no permitir la emanación de olores. El fenómeno es que en la práctica los vecinos no tributan demasiada amistad hacia tener depositados voluminosos y nauseabundos recipientes en sus veredas. No han faltado casos de la poca simpatía causada por arrojar pañales descartables de adultos, y que los propios vecinos los empujen -al contar con ruedas- hacia otro sector de la cuadra para alejarlos de sus narices. Muchos frentistas aprovechan para depositar en la calle basura de todo tipo cuando ven que un vecino promovió la creación de un pequeño montículo de desechos, sin importarles de que se trate de una calle del microcentro capitalino. A veces, se desconocen los diagramas que desarrolla la empresa para efectuar una recolección. Quedan asombrados e impotentes cuando los recolectores pierden parte de la basura antes de treparse a la parte trasera del camión, y paralelamente, muestran estupor que por un lado se pregona la separación y luego el compactador carga el contenido en la misma carga que se luego se vuelca en el basural. “Siempre hay alguien que se queja porque faltan contenedores pero no podemos satisfacer todas las necesidades y demandas, aunque creemos que la ciudad se ve más limpia y creceremos en calidad porque con nuevos contenedores serán liberados los más antiguos”, señalan en la comuna.


Comentarios


La basura resulta un problema en calles de Viedma