La batalla final

El equipo millonario llega con ventaja al desquite de octavos.



#

La trilogía de superclásicos llegará esta noche a su fin y serán los 90 minutos más importantes. Boca tuvo su festejo doméstico en 3 de mayo, pero River se desquitó en el primer capítulo copero y le tiró toda la presión a su rival, que hoy está obligado a revertir la serie por los octavos de final de la Libertadores. Desde las 21 y en una Bombonera que estará a pleno, el Millo saldrá a jugar con la diferencia mínima más rendidora: sin gol a favor. Los de Marcelo Gallardo saben que si convierten, obligan a su rival a hacer tres. El 1-0 del Monumental, con el penal de Carlos Sánchez dejó a los de Marcelo Gallardo mejor parados y hoy tratarán de aprovechar ese margen. Uno de los tantos puntos que rodeó a este partido fue el del árbitro y la designación recayó en el neuquino radicado en Lincoln, Darío Herrera. Será su debut copero y también en superclásicos y todas las miradas se posarán en su producción. A River le bastará con el empate o hasta con caer por no más de un gol en caso de que convierta alguno (1-2 ó 2-3, por ejemplo), ya que en tal caso pesará el plus de los tantos marcados en condición de visitante. Boca tiene que ganar por más de un gol de diferencia para clasificarse o bien 1-0, mismo marcador del clásico precedente, para forzar una definición por penales. En la última práctica previa al partido, Rodolfo Arruabarrena sorprendió al incluir a Guillermo Burdisso y Marcelo Meli entre los titulares. A priori le ganarían la pulseada a Marco Torsiglieri y Nicolás Lodeiro, dos de los mejores rendimientos en el año. Por ese motivo, hay que tomar con pinzas el equipo que se dio a conocer ayer. La inclusión de Burdisso, sin dudas, tiene que ver con su juego aéreo. Es de los mejores cabeceadores del medio y, de hecho, viene de convertirle a Independiente en el torneo doméstico. Y lo de Meli tendría que ver con un medio más batallador, que le haga frente al doble cinco que repetirá Gallardo en River, con Leonardo Ponzio y Matías Kranevitter. Sin embargo suena rara la salida de Lodeiro y no habría que sorprenderse si el Vasco lo incluye por Federico Carrizo o Cristian Pavón, cerca de Daniel Osvaldo. El tema del arquero estaría resuelto y Agustín Orión estaría entre los once, aunque Guillermo Sara está listo para entrar si es que el ex San Lorenzo y Estudiantes no se encuentra al ciento por ciento. Si Boca presenta finalmente la alineación del táctico de ayer, los cambios respecto del encuentro de ida serán cinco: Peruzzi por Leandro Marín (no está entre los concentrados), Burdisso por Torsiglieri, Meli por Cubas, Carrizo por Lodeiro y Osvaldo por Jonathan Calleri. Enfrente, la duda pasaba por conocer al reemplazante de Teo Gutiérrez, expulsado en la ida, pero además lesionado y ausente durante tres semanas. En la práctica de ayer, cotizó en alza y jugó de titular Gonzalo Martínez, quien seguramente saldrá entre los once en la Bombonera. De todos modos, habría que prepararse para una sorpresa de último momento, porque había otros nombres con posibilidades, como Fernando Cavenaghi, Leo Pisculichi y Ariel Rojas. En menor medida, se mencionó a Lucas Boyé. Con los diez titulares confirmados, el Millo hizo un buen partido en casa, fue superior a Boca, sacó la ventaja que buscaba y quedó mejor parado para el desquite. Hoy tratará de confirmarlo y si logra el pase a cuartos, se dará un gusto de aquellos, porque entró a los octavos de última y le tocó el mejor de la fase regular, ni más ni menos que su primo Xeneize.

Copa Libertadores

Pérez y Kranevitter volverán a encontrarse, hoy a las 21.


Comentarios


La batalla final