La bomba en la Defensoría de Cipolletti contenía un potente explosivo



#

CIPOLLETTI (AC).- Los especialistas que analizaron la bomba que dejaron en la Defensoría de Cipolletti confirmaron que el aparato contenía un potente explosivo que se utiliza para las actividades mineras. Aclararon que el detonador estaba mal conectado y que incluso le faltaban algunos componentes. Ayer, la Policía escuchó los testimonios de las empleadas que recibieron los llamados y de los efectivos que participaron del procedimiento. Una vez que esté confeccionado el expediente será remitido a la Justicia Federal de Roca. Ayer fue el último día de intensa actividad en los tribunales de Cipolletti. La próxima semana comienza la feria judicial que se extenderá hasta fines de enero. De todas maneras, los funcionarios y empleados seguían intranquilos por lo que ocurrió el jueves a la mañana. Ese día, llamaron tres veces a la Cámara Criminal Segunda y a la Defensoría y avisaron que habían colocado una bomba para hacer volar el edificio. En un primer momento nadie creyó lo que estaba sucediendo e incluso algunos camaristas se rehusaron a salir de sus despachos. Cuando intervino la Policía y el personal especializado de los Bomberos la situación se tornó preocupante. Sobre todo en el momento en que encontraron un artefacto sospechoso, que estaba abandonado en el patio de la Defensoría. Ayer confirmaron que el termo contenía piedras, cemento y un explosivo potente. Los profesionales que analizaron el artefacto aclararon que faltaban componentes, entre ellos la mecha. Consideraron poco probable que el aparato estallara, aunque advirtieron que de hacerlo hubiese sido muy peligroso. “Podría haber destruido parte del edificio”, admitieron. La Policía se ocupó de escuchar los testimonios de las personas que recibieron los llamados y del resto de los empleados de la Cámara Segunda y de la Defensoría. Una vez concluida esta etapa, el expediente será enviado a la Justicia Federal, previa declaración de incompetencia por las características del delito. El 13 julio de 2010 un artefacto de fabricación cacera explotó y mató al barrendero municipal José Maciel, en la vereda de la Escuela de Agentes de la Policía de Cipolletti. Nunca hubo detenidos ni demasiados avances en esa investigación.


Comentarios


La bomba en la Defensoría de Cipolletti contenía un potente explosivo