La bronca desatada

Tras el segundo gol de River, hubo incidentes en la tribuna visitante.



#

Hinchas del Rojo rompieron butacas.

Inmediatamente después de que Manuel Lanzini puso el 2-0 de River sobre Independiente, lo que muchos auguraron que podía pasar sucedió. Enardecidos por un descenso que parece inminente, en la popular visitante los hinchas comenzaron a arrancar las butacas sobre las que estaban parados y a arrojarlas. Mientras todo sucedía, el árbitro Saúl Laverni no detuvo el juego. Al final, todo quedó ahí y el partido pudo terminar. Hubo llanto entre los hinchas del Rojo y una retirada en silencio y sin incidentes.


Comentarios


La bronca desatada