La 'Brujita' no sueña, pero se ilusiona



"No bajo la guardia con la Selección y todavía mantengo la ilusión de estar, pero no es un tema que me quite el sueño". Juan Sebastián Verón está en el país. El lunes estuvo en el programa de Maradona, su principal 'sponsor' para una posible convocatoria al equipo de Pekerman, y ayer habló desde City Bell, lugar de entrenamiento de Estudiantes.

La 'Brujita' reconoció que las chances de ser llamado "son cada vez más chicas porque el tiempo va pasando" y reconoció ser consciente de su actual situación. "Si se termina mi ciclo con la celeste y blanca, mala suerte", sostuvo el jugador, quién estuvo presente en los dos últimos mundiales.

También aclaró que nunca tuvo contacto con José Pekerman, quien jamás citó al jugador del Inter, en más de un año de trabajo.

"Me reconforta que Diego (Maradona) me postule, me elogie. Pero quiero aclarar que yo jamás me hice prensa, en todo caso mi presente en el Inter. Es lo que hace que la gente me pida para jugar, a pesar de que mi último mundial no fue bueno", dijo.

Con relación a su futuro futbolístico, Verón admitió que hubo interés de River, Boca y Estudiantes, y confirmó que "el año que viene vuelvo a la Argentina". "Me gustaría retirarme con la roja y blanca a rayas en el pecho".

Primer contacto en Ginebra

La Selección Argentina realizó ayer trabajos diferenciados en su primer entrenamiento en Ginebra, en las instalaciones del Meyrin Football Club, de cara al amistoso del sábado ante Inglaterra.

Roberto Abbondanzieri, Sebastián Battaglia y Carlos Tevez, los últimos en sumarse al plantel, trabajaron de manera liviana durante una hora en el gimnasio de hotel y el resto, dividido en grupos, realizó distintos tipos de ejercicios físicos.

Los únicos que faltan sumarse al grupo son Diego Placente, que llegará a Suiza el jueves procedente de España, y el delantero de Boca Daniel Bilos, que es esperado el viernes, ya que mañana jugará con su equipo en La Bombonera, la revancha por los cuartos de final de la Copa Sudamericana ante el Internacional de Porto Alegre.


Comentarios


La 'Brujita' no sueña, pero se ilusiona