La casa del ingeniero Jacobacci en San Antonio Oeste ya es un museo

La histórica vivienda, construida en 1908, en la que vivieron el ingeniero y su familia, fue reinaugurada y reacondicionada para recuperar una joya arquitectónica.



Completamente acondicionada y convertida en museo, la casa que fue construida en 1908 en las inmediaciones de la ría local para albergar al ingeniero Guido Jacobacci y su familia, cuando llegó a la ciudad para supervisar las tareas de construcción del tendido de la red ferroviaria que uniría la zona con Bariloche, sorprendió ayer a los vecinos y turistas que se acercaron para compartir su inauguración.

La apertura del lugar se realizó a las 10, en el marco de las actividades de lanzamiento de la temporada de Las Grutas, y el evento fue particularmente emotivo porque contó con la presencia de tres descendientes del ingeniero, entre ellos su bisnieta Claudia, que recordó el cariño con el que sus mayores le hablaban de este suelo.

La vivienda es una verdadera joya de la arquitectura ferroviaria, que prioriza elementos nobles como la chapa y la madera. Fue recuperada y puesta en valor mediante un acuerdo firmado entre la fundación Félix de Azara y el municipio.

“Las distintas salas de la casa albergan ahora muestras que cuentan la historia del paisaje, la geología y la prehistoria de San Antonio y sus pueblos originarios. También se refleja el contacto con los europeos y la llegada del ferrocarril. A futuro, creo que a más tardar en 2018, transformaremos el predio que la rodea en un lindo paseo, que incluirá nuevas temáticas y atractivos”, comentó Adrián Giacchino, el titular de Azara.

Agregó que “como el terreno es grande, respetando el paisaje y la arquitectura queremos incorporar (en el área exterior) algunas salas de arqueología subacuática, un lugar de archivo y un auditorio para actividades culturales”, explicó.

Con respecto a las visitas, el flamante recién abrirá sus puertas al público el 1 de enero. La entrada será gratuita para los residentes locales, y tendrá un costo módico para visitantes y público en general. “Será una cifra que sirva para su mantenimiento”, informó Giacchino.

Entre las incorporaciones que se efectuaron, figura un sendero revestido en madera que facilita el acceso a la construcción y permite disfrutar de la vegetación que la circunda. “Tenemos pensado realizar un paseo de interpretación de especies vegetales locales y foráneas, de las que fueron traídas en su momento para consolidar los médanos”, adelantó el referente de la fundación Azara.

Martín brunella

“Como el terreno es grande, queremos incorporar en el área exterior salas de arqueología subacuática y un auditorio”,

explicó Adrián Giacchino, titular de la fundación
Félix de Azara.

Datos

“Como el terreno es grande, queremos incorporar en el área exterior salas de arqueología subacuática y un auditorio”,

Comentarios


La casa del ingeniero Jacobacci en San Antonio Oeste ya es un museo