La Catona del rock

El ciclo de arte continúa hoy con Billordo, visita porteña



NEUQUEN (AN).- Los muchachos de La Catona le pusieron cara de piedra a las adversidades, y mal no les está yendo. El ciclo de arte urbano que sale de su envoltorio multiforma y color todos los domingos en esta capital -en diagonal Alvear 59- hará “ruido” esta vez desde la impronta de un par de bandas del rock under. En este recinto se unirá la banda porteña Billordo con los locales Another Freak y El Viento enloquece a la gente. La música de Billordo rumbea por género -el glam rock- que tiene la característica de sacudir y poner los cuerpos en movimiento. Si bien en esta “selva” del rock argento es una banda desconocida, las críticas resaltan la fuerza rítmica que posee y el vendaval sanguíneo que fluye por las venas de su líder Diego (Billordo), una especie de pivote de básquet jugando a ser estrella. El grupo, que generalmente hace variaciones en su formación humana, se hará visible en esta capital para cerrar el nuevo ciclo de La Catona presentando su último trabajo discográfico, al que decidieron llamar “Amor es capital”. Sobre el estilo del grupo, Diego ha dicho cosas como estas. “A nosotros la verdad que nos gustan muchos tipos de música, y si tengo que identificar a Billordo con algo lo pongo dentro del indie rock. Pero tenemos explosión ‘hardcore’ a veces. Cortes del rock and roll muchas veces. Velocidades que van al punk y bajan al pop. Hay muchos matices dentro de lo mismo”¿Qué brinda Billordo cuando le pone montura al escenario? “Mucho rock, despliegue. No somos una bandita preocupada porque todo esté armonioso, realmente. Hay mucho desgaste físico, entrega y locura. En una época no terminaba nunca un show con todas las cuerdas en su lugar . Pero, bue, ¡eso es rock!”, agrega simple, sin medias tintas. Antes de la banda porteña, aquellos que decidan pasar un domingo inquieto podrán verse frente a frente con El Viento Enloquece a la Gente y Another Freak, ofrendando perlas de su disco -rock electrónico- “Casa deforme”. Los que le prestaron el oído a la placa que grabaron “Chakal” Navarro -batería y programación-, Luis Ferry -bajo y programaciones- y “Chivo” Aguilera -voz- dicen que es un océano de electrónica y rock, nervioso y con riegos de sobra, “lejano al marketineo acostumbrado”, mucha máquina, poco y nada de guitarra -sólo dos canciones con guitarristas invitados-. Disco verborrágico y melódicamente intenso. Todo está listo para una noche de música ligera. Lo que no se asegura es un domingo de descanso. (SB)


Comentarios


La Catona del rock