La causa de los sobresueldos se quedó sin procesados



Actualizado a las 20:50

BUENOS AIRES (DyN) – La Cámara Federal porteña desprocesó hoy al ex ministro de Defensa Oscar Camilión y al ex funcionario de la Jefatura de Gabinete Robero Aiello en la causa por los llamados “sobresueldos” durante el Gobierno de Carlos Menem. En rigor, la Sala II de la Cámara estableció que los ex funcionarios estaban mal procesados por la figura de “peculado”, que implica la sustracción o el hurto de fondos públicos. Y señalaron que, en todo caso, Camilión y Aiello deberían haber sido imputados por “administración fraudenta” porque los sobresueldos “formaron parte de un mecanismo estructural” de pago a ministros y secretarios en el menemismo.

En el fallo al que accedió DyN, la Cámara dijo que, en realidad, esa práctica “no estuvo dirigida a beneficiar a uno o algunos de los funcionarios intervinientes”, sino que respondió a “una especie de subsistema de complementación salarial de todos aquellos que fueran llamados a desempeñar altos cargos públicos”. Así, los jueces Horacio Cattani, Martin Irurzun y Eduardo Luraschi anularon el procesamiento contra Camilión y Aiello, que había dictado el juez Jorge Ballestero al considerarlos supuestos responsables del delito de peculado. Para la Cámara, Ballestero “incurre en serias contradicciones de fundamentación” probablemente para evitar que la acción penal pueda prescribir.

Se estima que ahora las defensas realizarán una serie de presentaciones para apuntar hacia esa medida, ya que las prescripciones se fijan en base a las penas previstas. No obstante, el fallo le recomendó al juez y al fiscal seguir adelante con la pesquisa para determinar si hubo casos en donde ex funcionarios habrían intentado “justificar ingresos cuya evidente desproporción” harían pensar en las figuras de supuesto peculado o enriquecimiento ilicito. La causa se inició en el 2003 en el marco del juicio oral contra la ex polifuncionaria María Julia Alsogaray por supuesto enriquecimiento ilícito, en el que la ingeniera trató de justificar su incremento patrimonial mediante los sobresueldos.

Como en el juicio el ex secretario ministerial Wilfen Roberto Martínez Medina afirmó que los sobresueldos eran una práctica común y que él mismo iba a retirar sobres a la Jefatura de Gabinete, la Justicia abrió una causa que confirmó el delito. “Ha quedado acreditado sin duda alguna que existió un complejo entramado normativo que tornó dificultoso cualquier análisis sobre el modo en que se gastaban los fondos públicos, reservados o no”, señaló el fallo.

Fue así que “permitiendo una discrecionalidad incompatible con el debido cumplimiento de la función pública, se avaló un procedimiento de distribución de sumas de dinero bajo la apariencia de gastos de protocolo que sólo aparece justificado en la intención de ocultar a la sociedad la verdadera retribución que percibían sus representantes”.

Hubo “una orden emanada de las máximas autoridades del Poder Ejecutivo Nacional mediante la que se dispuso la implementación del cuestionado sistema de sobresueldos que fueron alimentados con partidas asignadas a atender gastos reservados”, dijeron. Sin embargo, la Cámara subrayó que el delito de peculado requiere que “los bienes hayan sido sacados del ámbito público para la obtención de un beneficio privado para quien ejecuta el hecho o un tercero, calificación que no es compatible con la maniobra que se tuvo por acreditada en esta investigación”.


Comentarios


La causa de los sobresueldos se quedó sin procesados