La caza de liebres entusiasma en el norte neuquino

En Chos Malal ya otorgaron más de 700 permisos de cacería. Los frigoríficos pagan cuatro pesos y cuatro balas por cada una. En la Línea Sur se resolverá el sábado si se autoriza o no.



CHOS MALAL (ACHM)- Buenas perspectivas muestra la temporada de caza menor en la zona norte de la provincia del Neuquén: ayer salieron las primeras 5.000 liebres con destino a Buenos Aires para ser exportadas a la Comunidad Económica Europea.

En tanto en la delegación de Fauna de Chos Malal y otros puntos del norte neuquino se han otorgado 700 permisos de caza, cifra que podría incrementarse notablemente en los próximos días y que habla por sí sola del interés que despierta la actividad en la región .

Si bien la temporada de caza menor se inició el pasado uno de mayo, las firmas acopiadoras recién comenzaron a trabajar el viernes, recibiendo de forma inmediata una gran cantidad de liebres.

El frigorífico Infriva compró a los cazadores 3.500 ejemplares, mientras que la empresa Duilio Rucciuto logró captar 1.500 liebres.

Ambos acopiadores se radicaron en Chos Malal para trabajar en la temporada y obtuvieron ya la primera guía de traslado interprovincial, abonando 0,20 centavos por ejemplar, lo que implica 1.000 pesos para el fisco en lo que va de la primera quincena.

Según lo informado por Ricardo Aguilera, responsable de Infriva, merced a la buena predisposición de la comuna de Chos Malal se puede hacer uso de una cámara del matadero para ganado menor, donde se acopian las liebres que luego son enviadas a Buenos Aires.

Pero además cuentan con cámaras acopiadoras en las localidades de Andacollo, El Cholar, El Huecú, Las Lajas, Loncopué y Buta Ranquil, donde los cazadores podrán acercarse para vender las liebres y evitar de esta manera que deban viajar a Chos Malal con los gastos que ello implica.

Aguilera hizo hincapié en la importancia de que los cazadores extremen los recaudos para que las liebres lleguen en buenas condiciones a los centros acopiadores, evitando que las mismas estén machucadas o golpeadas.

Recordó que las mismas son trasladadas desde la zona norte a Buenos Aires y desde allí se exportan a la Comunidad Económica Europea, que es un mercado muy exigente al momento de adquirir el producto.

700 permisos de caza

Los frigoríficos pagan 4 pesos y 4 balas por cada liebre y los cazadores ponen toda su destreza y agilidad para lograr cazar la mayor cantidad posible y obtener ingresos extras.

Por eso, la actividad resulta particularmente atractiva para las familias de desocupados o para las de trabajadores rurales que ven en este modo la posibilidad de hacerse de algo de dinero al comienzo del invierno.

La mayor parte de las familias que se dedican a esta actividad se encuentran radicadas en áreas rurales y la caza se convierte en una alternativa para contar con algún dinero que permita solventar los gastos mínimos del hogar.

Según lo informado por Jorge González, delegado de Guardafaunas de la Zona Norte se han otorgado en lo que va de la temporada -15 días- unos 700 permisos de caza en toda la zona norte, la mayor parte en la delegación local de Fauna y se estima que la cantidad de permisos aumentará en los próximos días.

Pero la caza no sólo resulta beneficiosa para quienes la practican y logran de ella un rédito económico, sino que ade-más es necesaria para proteger actividades productivas, agrícolas, ganaderas y silviculturales.

Por otra parte, desde la delegación de Guardafaunas se recordó sobre la veda que existe para la práctica de la caza menor en las Areas Naturales Protegidas de la provincia.

Asimismo se indicó que la caza menor deportiva estará abierta hasta el 31 de julio, la menor comercial hasta el 15 de agosto, mientras que la caza menor para control finalizará recién el 30 de abril del año próximo. (ACHM)

En Río Negro todavía no ha sido autorizada

INGENIERO JACOBACCI (AJ).- Una feroz puja entre quienes están a favor y los que se oponen generó la apertura de la temporada de caza comercial de la liebre europea en la Región Sur.

El sábado en la reunión que mantendrán en Maquinchao productores ganaderos, intendentes, el Ente para el Desarrollo de la Región Sur y la Dirección de Fauna y Flora Silvestre, se conocerá la decisión que adoptará el organismo provincial. Luego del encuentro del pasado 8, en el que no se llegó a un acuerdo, el titular de Fauna, Raúl Cardón, adelantó a este medio que “se va a adoptar la decisión que surga de la mayoría”. A partir de allí productores, autoridades municipales y cazadores comenzaron a buscar consenso entre la problación para tratar de imponer sus posturas y ganar esta especie de “batalla” que se ha librado en torno a esta actividad.

Luego de varios años de veda, en 2001 Fauna reabrió la temporada solamente en los departamento 25 de Mayo, Pilcaniyeu, Ñorquinco y Bariloche y dando permiso de caza únicamente a los propietarios de los campos. A su vez estos tenían la facultad de designar a sus propios cazadores. La temporada duró 45 días. Sólo en un mes las liebres capturadas superaron las 70.000, registro que dejó un rédito de aproximadamente $250.000. Sin embargo en algunos lugares no se respetaron las reglas.

Esto llevó a que este año la Federación de Cooperativas de la Región Sur (Fe.Cor.Sur), asociaciones ganadera de Jacobacci y Maquinchao, Arcán (Asociación de Rionegrina de Caprinocultores de Angora) y varios intendentes se opongan a la apertura de la temporada de caza. “Los cazadores se metieron por todos lados. No respetaron ni los campos en los que sus dueños no permitían cazar. Hubo varias denuncias por hurto de ganado. Se rompieron alambrados y tranqueras. Además ahora estamos padeciendo las consecuencias del zorro y el puma en las majadas. No hubo respeto pero sí muchos destrozos y perjuicios” sostuvo Marta Viña, presidente de la Asociación Ganadera de Jacobacci. A pesar de los ingresos y la mano de obra que significa para la zona, algunos intendentes también se oponen y otros mostraron un postura más cauta. “Tenemos que tener cuidado con este tema. Si bien es una ayuda económica muy importante que trae alivio para los municipios, hay que preservar las actividades que se implementan para mejorar las pruducción ovina” sostuvo Javier Llancapán, intendente de Maquinchao, una de las localidades con mayor índice de desempleo. Por su lado cazadores y pequeños productores tratan de buscar apoyo entre quienes manifiestan estar de acuerdo con caza. Varias notas con firmas fueron recibidas en el Deliberante de Jacobacci.


Comentarios


La caza de liebres entusiasma en el norte neuquino