La ceniza hace de los vuelos un azaroso día a día

Para hoy se espera la reanudación del servicio de LAN.



1
#

2
#

Gentileza “Tiempo Patagónico”

Luego de 24 horas de permanecer operable pero con restricciones por la presencia de cenizas volcánicas, el aeropuerto internacional de Neuquén volverá esta mañana a recibir vuelos desde Buenos Aires, si bien como es sabido todo está sujeto a cambios de último momento si la precipitación de material volcánico impide la llegada de los aviones.

Como sea, se espera que entre las aeronaves que arriben se encuentre la primera frecuencia de la empresa LAN, cuyos vuelos permanecen suspendidos desde la erupción, a principios de junio.

El fin de las restricciones para la aeronavegación fue dispuesto ayer al mediodía luego de un exhaustivo relevamiento realizado por el personal del aeropuerto Presidente Perón.

La presencia de cenizas en suspensión desde el mediodía del lunes causó la suspensión no sólo del vuelo de esa tarde de la empresa Aerolíneas Argentinas, sino también todas las frecuencia de ayer de esa firma, más la programada por LAN que pensaba reanudar ayer sus vuelos y recién lo haría esta mañana.

Desde la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) se explicó que se aguarda la llegada del equipo especial medidor de cenizas volcánicas comprometido por el ministerio de Defensa de la Nación para este aeropuerto, dado que “hoy tenemos que hacer un control muy minucioso de las condiciones que nos demanda muchas horas y que se podría hacer rápidamente y en forma segura con el equipo anunciado”.

Más allá de los problemas, el fenómeno geológico que desde el 4 de junio último ha impactado tan ampliamente en la vida y medio ambiente del norte patagónico se ofrece también, gracias a la tecnología espacial e internet, como incomparable fuente de aprendizaje.

Imágenes satelitales de la NASA, convenientemente editadas y explicadas por el portal “Tiempo Patagónico” ilustran con extraordinaria claridad la historia más reciente del milenario volcán Puyehue.

En la erupción que lleva ya casi tres meses, la lava expulsada destaca sobre la nieve pero también puede verse la efusión que hubo en 1960 y su correspondiente respiradero u orificio de expulsión (“vent”, en inglés), lo mismo que el de la grieta o agujero por el que emana en estos días la pluma de ceniza (“ash plume”) que tanto trastorno ha causado a la aeronavegación.

(AN, Redacción central)

erupción del volcán puyehue

Arriba, la foto satelital tomada el jueves pasado muestra la mancha oscura de la lava del Puyehue. Abajo, el cráter principal del volcán, que en esta erupción no emite material.


Comentarios


La ceniza hace de los vuelos un azaroso día a día