“La CGT no es enemiga del gobierno”

Guillermo Pereyra, segundo de Moyano, evita la confrontación




NEUQUÉN (AN).- El ahora secretario adjunto de la CGT, Guillermo Pereyra, aseguró que ofreció su renuncia al directorio de YPF y el gobierno nacional se la rechazó. Destacó que la central sindical buscará abrirse al diálogo y que la conducción actual, con Hugo Moyano a la cabeza, es “la auténtica” representante de los trabajadores. El secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa y adjunto de la CGT, Guillermo Pereyra, se refirió en una conferencia de prensa a las elecciones celebradas esta semana (donde Hugo Moyano fue reelecto como secretario general) y a su posicionamiento político y sindical. “Yo transmití que si era necesario presentaba la renuncia. Me dijeron que no en absoluto, que siga donde estoy”, explicó el dirigente. Recordó que es la primera vez que un dirigente patagónico llega a ocupar un cargo tan algo en la central obrera. “No podemos estar permanentemente tironeando, porque le hace muy mal al trabajador y al pueblo, no estoy criticando al compañero Moyano. Todo lo contrario, siempre lo acompañé pero hay que hacer una apertura al diálogo”, indicó Pereyra sobre la postura que buscará tener la CGT de ahora en más. “La CGT no es enemiga del gobierno, lo que hace falta es diálogo, pero si desde el mes de septiembre no atienden, no nos convocan a pesar de reclamos y notas, eso genera un estado de crispación en los dirigentes”, manifestó. Además, aclaró que no están buscando un diálogo directo con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, sino una convocatoria por parte de los ministros. Adelantó que en los próximos días el consejo directivo de la Central se reunirá con sus asesores y elaborarán una propuesta que no solo incluirá el reclamo permanente que vienen realizando (salarios, eliminación del impuesto a las ganancias y de los topes de las asignaciones familiares). Tendrá también planteos sobre puntos centrales de la economía nacional como el tipo de cambio, las importaciones y exportaciones, y la inflación. En tanto, a nivel local, las divisiones que se acrecientan en el panorama nacional parecen no haber llegado. La mayoría de los gremios cuyas conducciones nacionales se opusieron a la elección que dejó como ganador a Moyano, aseguraron que no ven como positivo un quiebre en la CGT regional. Eduardo Elía, secretario general de Smata Neuquén, afirmó que “en la provincia no va a haber divisiones, nos mantendremos todos juntos”.


Comentarios


“La CGT no es enemiga del gobierno”