La comuna ya recoge la basura en Cipolletti

La municipalización del servicio comenzó a operar anoche.



CIPOLLETTI (AC) – La municipalización de la recolección de la basura en la ciudad es desde anoche una realidad. El nuevo esquema obtuvo aprobación legislativa apenas unas horas antes del debut, en una sesión del Concejo que tuvo de todo: debate, análisis, defensas, críticas y hasta gritos e insultos.

La estatización de la recolección tiene una contracara social porque la mayor parte de los empleados de la ex prestadora Roweco quedó sin empleo porque fue despedida.

Para lanzar las actividades, anoche el intendente Julio Arriaga fue hasta el obrador de Roweco -que ahora alquila la comuna- para saludar a los trabajadores.

La intendencia -ahora con el aval del Concejo- rescindió el contrato con la prestadora privada, a la que le pagará más de medio millón de pesos por año por el alquiler de camiones, el obrador y el resto de los elementos para realizar la tarea.

Con esta medida, estiman que ahorrarán unos 700.000 pesos por año.

El paso del contrato de rescisión por el Deliberante fue fugaz y polémico.

En sólo una semana los concejales lo estudiaron para llegar a la sesión de ayer con posiciones muy definidas: por un lado seis oficialistas a favor, por el otro cinco opositores en contra y en el medio María Lazzaretti (una radical que quiere ser presidente y se lo impiden), que se abstuvo.

Pero antes de llegar al momento de la votación, el secretario de Gobierno y concejal Fabián Gatti protagonizó junto al jefe del MPP en el Deliberante, Julio Salto, y el resto de su bloque, una desagradable discusión que llegó a los gritos y tuvo pasajes de insultos y groserías.

Tras una extensa enumeración de dudas y cuestionamiento de Américo Belza (MPP), le había tocado el turno a Gatti. El oficialista se remontó a 1998, cuando Arriaga aún pertenecía al MPP. Quería demostrar que en aquel entonces no existían las críticas y que los que ahora son opositores defendían la contratación de Roweco.

Pero Salto lo interrumpió y planteó una moción de orden que el presidente provisional del cuerpo, Alejandro Fuentes, no supo tramitar, en parte porque Gatti se lo impedía.

Como el concejal y funcionario había comenzado a nombrar ex funcionarios del MPP que habían dado su aval a la concesión, Salto lo acusó primero de propiciar la creación de listas negras y más tarde lanzó: “es propio de una conducta nazi”.

El oficialista insistía en el recuerdo (“hay que hacerse cargo de la historia”), al tiempo que pedía bajar el tono de voz. “Pero si sos vos el que está gritando, pavote”, se escuchó a Elvis Cides (MPP) desde la otra punta de la mesa.

Fuentes no supo cómo poner orden, mientras los insultos no paraban.

Finalmente los ánimos se calmaron solos y se votó el aval a la rescisión del contrato de concesión; su aprobación obtuvo los votos suficientes.

Unos 20 ex empleados de Roweco fueron tomados por la comuna para continuar desarrollando la misma tarea en cinco camiones que desarrollarán seis turnos.

Aquellos que viven entre la ruta 22 y la calle Perú deberán sacar la basura antes de las 22, a excepción de la zona del centro, donde la recolección comenzará a las 23.

En la zona norte de la ciudad el trabajo se realizará desde las 7 de la mañana.

Lazzaretti denunció una persecución del oficialismo

CIPOLLETTI (AC).- La polémica por la presidencia del Concejo Deliberante no podía faltar. Marisa Lazzaretti aprovechó el inicio de la sesión de ayer para presentar sus quejas al presidente provisional, Alejandro Fuentes, por no haber aportado un informe para adjuntar a la Justicia. Además, le recriminó que permita que personas ajenas al cuerpo tengan acceso a la documentación relacionada con el amparo que presentó.

“Esta información, que remite la Justicia donde está todo el argumento jurídico esbozado por mi abogado y firmado por mí, más las firmas de ciudadanos de Cipolletti que avalan mi postura, estuvo en manos de gente que no pertenece al Concejo, no es empleada municipal y solamente fue allí con algún objetivo mezquino de estar contando quiénes me apoyan en esta situación”, dijo la edil que reclama para sí la presidencia del cuerpo.

La radical empezó su exposición mencionando que le había enviado una nota a Fuentes solicitándole que adjuntara un informe que fue leído en la sesión del 13 de diciembre, en el que la Alianza presentó sus argumentos para posicionar a Graciela González para la titularidad del Concejo.

“Me contesta por nota que eso nunca entró en el Concejo Deliberante”, dijo que le respondió el presiente provisorio. Ella consideró que este informe “habría sido un elemento más que valioso” para que la Justicia pudiera decidir sobre las dos posturas.

Arriaga canjeó los bonos por promesas de pago de Verani

CIPOLLETTI (AC) – La intendencia cipoleña y el gobierno rionegrino llegaron a un acuerdo respecto de los 5 millones de pesos en bonos que el municipio tuvo que entregar a finales del año pasado por el canje de deudas provinciales. Una parte será reintegrada a la comuna en cuotas mensuales de 150.000 pesos y otra ingresará en la reprogramación nacional.

“La provincia nos dijo que se iba a hacer cargo de los bonos”, explicó el secretario de Hacienda de la comuna, Isaías Kremer.

El año pasado el intendente Julio Arriaga había llegado a un acuerdo con el gobernador Pablo Verani por una deuda de 1,2 millón que la provincia mantenía con la comuna. Pactaron cancelarla en bonos Río I serie II. Pero además acordaron adelantar 30 cuotas mensuales de coparticipación mediante la entrega de bonos Cedepir II serie II por 3 millones de pesos.

La municipalidad fue acumulando además papeles de esos mismos bonos y de otros mediante la recaudación de tasas comunales.

De los bonos entregados por la provincia, la municipalidad sólo llegó a cobrar rescates de uno solo y por menos de 600.000 pesos.

Con los bonos entregado como anticipo no hubo problemas porque fueron devueltos. De todos modos, la provincia ya había hecho retenciones a la coparticipación y por ello la deuda, que era de 1,2 millón, pasó a 1,7.

Lo que se acordó es el pago de esa deuda en 11 cuotas mensuales 153.000 pesos más una última de 30.000.

Pero además a partir de ahora Cipolletti recuperará los 100.000 pesos de coparticipación que el gobierno provincial descontaba por el adelanto en bonos que había efectuado.

De modo que a partir de ahora, la administración de Verani debería enviar unos 450.000 pesos (coparticipación más deuda) por mes al municipio conducido por Arriaga.

El resto de los papeles que la comuna aceptó de los contribuyentes como parte de pago de las tasas ingresaron en el plan nacional de reprogramación.

Las autoridades cipoleñas, entre dos opciones, optaron por la alternativa de una tasa fija con una reducción de un 30% del interés original de los bonos, con un techo del 7%.

El plan es a diez años, con un período de gracia para el capital de tres años y de uno para el interés.

Los bonos que ingresaron en esta reprogramación suman casi 500.000 pesos.


Comentarios


La comuna ya recoge la basura en Cipolletti