La conmoción sacude a Perú



La detención preventiva en Chile del prófugo ex presidente Alberto Fujimori ha significado un vuelco total no sólo en el ambiente político en Perú, en vísperas de elecciones presidenciales, sino también en las relaciones peruano-chilenas, que habían ingresado a uno de sus momentos más críticos en décadas por una controversia de límites marítimos.

Hace una semana, el tema con Chile generó la unión de los partidos políticos en torno a la posición peruana de que no existe un tratado de límites marítimos con el vecino país, hoy es la extradición de Fujimori lo que las agrupaciones políticas reclaman al unísono.

"Lamentablemente, se está 'fujimorizando' todas las discusiones en el Perú", dijo ayer el ex canciller Diego García Sayán.

"Esto (la detención del ex presidente) abre una situación política en la que el protagonismo de Fujimori y del fujimorismo será mayor", señaló.

Los líderes políticos que hasta antes del surgimiento del tema marítimo con Chile, discutían temas internos como la realización de un referéndum en provincias, el desempeño de los ministros y la baja popularidad de Toledo, actualmente se dedican al caso Fujimori.

El partido Aprista hizo una invocación para no "fujimorizar" el proceso electoral de abril próximo y no seguir el juego del ex presidente, que sería según el Apra, publicitarse para ganar más adeptos.

Otros personajes, como Fernando Olivera, aliado político del gobierno de Alejandro Toledo a quien un escándalo obligó a abandonar la escena política, salió el lunes a formular recomendaciones sobre el modo cómo Perú debe impulsar la extradición de Fujimori desde Chile.

"Fernando Olivera tiene que dar gracias a Fujimori, porque lo ha resucitado, estaba muerto. Si no es por Fujimori no sale ni siquiera en los medios de prensa", criticó burlonamente la ex congresista fujimorista Luz Salgado. (AP)

CARLA SALAZAR

Notas asociadas: Juez chileno rechaza darle la libertad a Fujimori

Notas asociadas: Juez chileno rechaza darle la libertad a Fujimori


Comentarios


La conmoción sacude a Perú