"La conspiración ya fue desarticulada"

De la Rúa descartó un gobierno de coalición y criticó a Ruckauf



El presidente Fernando de la Rúa descartó ayer cualquier posibilidad de convocar a un gobierno de coalición o de unidad nacional, como quieren algunos sectores radicales y peronistas, y sostuvo que fue una maniobra de "conspiración" que ya fue "desarticulada".

Además, dijo que una convocatoria de esa naturaleza "sería un desastre" y "un gran desorden".

Por otra parte, De la Rúa pidió votar en las elecciones legislativas del 14 de octubre próximo por los candidatos de la Alianza, aunque haya "alguno muy opositor o distante".

El jefe del Estado participó anoche en el programa de TV "Hora Clave", del periodistas Mariano Grondona.

Allí fue consultado sobre la posibilidad de efectuar un llamado a un gobierno de unidad nacional como piden sectores del radicalismo y de la sociedad.

"Yo he convocado a la unidad nacional. Me ha tocado muchos momentos dramáticos, he llamado a la unidad nacional y dije que implementaba la nueva política basada en el diálogo y en la defensa del interés nacional", señaló.

El presidente destacó que "está ese clima de unidad nacional", aunque reconoció que "en vísperas de elecciones pueden agudizarse las tensiones, los argumentos, pero el respeto y la lealtad de la República está en la mayoría de la dirigencia, de los gobernadores".

Fue entonces cuando De la Rúa aclaró que "no sería necesario una nueva convocatoria. Si otros dicen unidad nacional es hacer un llamado gobierno de coalición, sería un desastre porque repartir los pedazos del poder, Usted se hace cargo de acción social, Usted de educación, de interior, y cada uno según su programa o su partidos ... esto es un gran desorden".

"Acá -dijo- se necesita unidad de conducción, marcar un rumbo y yo soy el presidente de esto, pero he abierto el diálogo en el respeto porque lo que noto estos días y me preocupa es que ha aumentando la agresividad de la dirigencia, dirigentes como (Carlos) Ruckauf, hombre que se arrimaba tanto a mí, se despacha con ataques impensados. Otros son más respetuosos".

Luego se le preguntó si consideraba que había radicales y peronistas conspirando contra su gobierno.

"En los hechos -explicó- cuando se habla de un gobierno de unidad nacional y se publica que eso es para instalar un jefe de Gabinete que converja eso en un gobierno de salvación, como si el presidente no tuviera el rol constitucional que le compete, podría llamarse conspiración".(DYN)

Diputados radicales le dan respaldo

En medio de la fuerte confrontación pública entre el gobierno y los máximos dirigentes de la UCR, cerca de medio centenar de diputados radicales expresó ayer su respaldo al presidente Fernando de la Rúa y su "apoyo irrestricto" a los candidatos "en todo el territorio nacional".

Así se anunció en un tibio documento que resumió las conclusiones de un encuentro celebrado en el complejo Parque Norte por actuales y candidatos a diputados de la UCR, contenidos en el "Movimiento Federal" de legisladores de la Cámara baja y que tiene entre sus principales inspiradores al delarruista Rafael Pascual.

El gesto de "respaldo" al Presidente se hizo público en el marco de una jornada en la que el ex presidente Alfonsín le bajó el tono a la disputa, al calificar a los entredichos como "cuestiones sin sentido que ya van a pasar".

Antes de la redacción del documento, que también insta a los radicales a "solidificar la unidad partidaria" y "afirmar los permanentes principios que dotan de personalidad e identidad a la UCR", los legisladores y aspirantes a bancas legislativas ensayaron un encuentro en el que se combinaron la catarsis y algunas autocríticas parciales de la gestión de gobierno.

Los pedidos sobre "la necesidad de bajar el tono de la confrontación pública" entre partido y gobierno -por las recientes disputas entre el ex presidente Alfonsín y voceros del gobierno- estuvieron a la cabeza de los reclamos a lo largo de un encuentro que contó con una asistencia oscilante de cerca de 50 presentes y un cúmulo de adhesiones que fueron interpretadas como respaldo a la corriente interna del primer mandatario.

Rechazó expresiones de "Chacho"

El presidente Fernando de la Rúa rechazó ayer expresiones del ex vicepresidente Carlos Alvarez, quien calificó a la Alianza como "un fracaso rotundo".

"Es fácil decir (cosas) cuando uno se ha ido y se dejó la lucha", dijo el presidente en alusión a la actitud de Alvarez, de quien no obstante dijo que apreció "mucho su colaboración".

Recordó que Alvarez "estuvo conmigo cuando decidimos el decreto 430 y bajar los sueldos más altos de la administración pública, porque en la realidad del gobierno hay que tener el coraje para las decisiones necesarias".

El Presidente opinó que para él "hubiera sido bueno" que Alvarez permaneciera en el cargo, y remarcó que trató de que no renunciara, pero la decisión del ex vicepresidente "fue inexorable", dijo.

Ante otra consulta, el jefe del Estado indicó que "jamás" pensó en renunciar a la presidencia, porque "hay que cumplir con el deber; escaparse no es la respuesta ni el camino".

"Pienso que haría mayor daño a mi país si como Presidente tuviera la debilidad de renunciar a la responsabilidad que me confió el pueblo. Yo tengo que afrontar con coraje la situación", dijo.


Comentarios


"La conspiración ya fue desarticulada"