La construcción empuja la economía neuquina

La actividad demanda mucha mano de obra.



NEUQUEN (AN).- La construcción recupera su papel de “madre de industrias” en la actividad económica de la provincia en los dos renglones más importantes: la concentración de inversiones y la demanda de mano de obra, que inclusive capta trabajadores de otras provincias en dos áreas importantes, la Confluencia y el sur. Con el turismo y el petróleo, la construcción integra un trío de actividades que evolucionó de manera positiva desde 2002, cuando se produjo la crisis de la salida de la convertibilidad.

A la demanda de trabajadores de Río Negro residentes en el Alto Valle, registrada desde hace varias temporadas, los dirigentes del gremio añadieron que en los últimos meses “hay un plantel de unos 300 obreros de San Carlos de Bariloche que se desempeñan en obras de Villa La Angostura y San Martín y Junín de los Andes”.

En rigor, se trata de dos áreas específicas de actividad: la gran obra privada -sea en la industria hidrocarburífera, en el turismo o en los particulares de alto poder adquisitivo- y en algunos proyectos del ámbito público.

El sector empresario destacó los índices que reflejan el mantenimiento de un alto nivel de actividad sobre la base del consumo de energía, el de confianza de los consumidores y de inversiones, que colocan a la provincia en el lote de las jurisdicciones que están al tope -primero o segundo puesto- en cada caso. Aunque en ACIPAN, la principal central empresaria, no existen mediciones, una fuente confirmó que en la construcción, por caso, “se nota la falta de mano de obra”, algo que ocurre también con la actividad primaria.

De acuerdo con datos oficiales, la demanda laboral en el sector del petróleo y la construcción aumentó más de siete veces en su actividad desde enero de 2002 y la agropecuaria dos veces y media. Sin embargo, los empresarios de ambos sectores subrayaron la carencia de obreros capacitados.

Julio Ojeda, secretario general de la Unión Obrera de la Construcción neuquina, dijo que el turismo y la obra privada son los factores que tironearan positivamente en l actividad. “Lo primero que inyecta inversiones es el petróleo y el turismo” -con la construcción de grandes obras hoteleras y de particulares con gran poder adquisitivo- pero “la obra pública en vivienda es prácticamente nula”.

En consecuencia, la construcción, que mantiene unos siete mil obreros afiliados en regla en la provincia -y representa casi un 7% de la población activa con empleo- “está saliendo del pozo”, indicó el gremialista. Además, subrayó la importancia de las obras que se construyen en esta capital -el nuevo edificio del Casino, en el ámbito privado- y las que se terminaron este año en el ámbito público, tanto provincial como nacional -el Museo de Bellas Artes, la Terminal y algunas obras de saneamiento-.

En cuanto a salarios, dijo que un oficial cobra 4 pesos la hora -unos 2,97 pesos de bolsillo, con los descuentos-, que está por encima del promedio nacional pero en algunos proyectos el escalafón es más alto. Por ejemplo, dijo que con la empresa que construye Casino Magic se logró un acuerdo por el cual el oficial “cobra 4 pesos de bolsillo” con los adicionales incorporados al básico o con los vales para compra de alimentos -“tickets canasta”-. De acuerdo con declaraciones oficiales sobre la base de datos de fundaciones y organismos de nivel nacional, la provincia está a la cabeza en los niveles de consumo en tres renglones: electrodomésticos, hipermercados y automóviles y además “registró el nivel más alto de consumo de energía” por segundo mes consecutivo.


Comentarios


La construcción empuja la economía neuquina