Neuquén: Dónde voto para las elecciones de concejales

La Corte miró al sur y bajó el pulgar

La decisión se tomó a partir de una consulta de la Cámara Federal de Roca, luego del polémico desplazamiento de un juez sustituto en esta ciudad.




La Corte Suprema de Justicia miró al sur y bajó el pulgar

Fgfg udfgfgfg

La Corte Suprema de Justicia de la Nación no convalidó la decisión que tomó a principios de año el Consejo de la Magistratura, que resolvió manera diferente dos casos idénticos relacionados con juzgados federales de Río Negro y Neuquén.

Y como solución ante esas distorsiones, determinó que si en Roca no podía haber un secretario subrogando la tarea de un juez, tampoco debía ocurrir lo mismo en Zapala y en Bariloche.

Por eso, las designaciones de Silvina Domínguez y Walter López Da Silva quedaron sin efecto y el Consejo de la Magistratura deberá nombrar reemplazantes cuanto antes, para no afectar el servicio de justicia en esas dos regiones de la Patagonia.

Con la firma de Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, el máximo tribunal del país definió el martes una situación que había generado una fuerte polémica en los tribunales federales de ambas provincias.

La intervención de la Corte se produjo a instancias de una consulta realizada por la Cámara Federal de Apelaciones de General Roca, con jurisdicción Río Negro y Neuquén. Desde este tribunal que integran Mariano Lozano, Richar Gallego y Ricardo Barreiro plantearon el “alerta” que generaba lo resuelto por el Consejo de la Magistratura, que el 4 de febrero desplazó de su cargo al juez federal subrogante de Roca, Jorge García Davini, pero al mismo tiempo ratificó a Silvina Domínguez como jueza federal subrogante en Zapala.

García Davini y Domínguez son secretarios, los dos estaban ternados en los concursos para los juzgados que subrogaban, los dos estaban primeros en el orden de mérito y esperaban el acuerdo del Senado para que sus pliegos lleguen a la instancia de designación por parte del Poder Ejecutivo. Sin embargo, uno terminó fuera del despacho que ocupó durante más de un año en Roca, mientras que la funcionaria neuquina fue confirmada.

En el caso de López Da Silva, se trata del secretario del Juzgado Federal de Bariloche y subrogaba el máximo cargo de ese tribunal porque el titular, Leónidas Moldes, tomó licencia para formar parte precisamente del Consejo de la Magistratura de la Nación.

López Da Silva y el otro secretario del juzgado de Bariloche, Hugo Greca, compiten con García Davini por el cargo de juez en Roca, un dato que abrió paso a las suspicacias sobre el destierro del subrogante en Roca.

Desde la Cámara Federal advirtieron que a López Da Silva “le sobran méritos para ocupar la titularidad de un juzgado federal. No obstante, carece de acuerdo senatorial que lo habilite para subrogar según dispuso la Corte en el fallo “Uriarte””.

De esta manera, y luego de analizar los antecedentes, la Corte declaró que las designaciones realizadas por el Consejo de la Magistratura en Zapala y en Bariloche no se ajustan a las pautas fijadas en el mencionado fallo “Uriarte”.

“Ello es inequívocamente así, por no reunir la secretaria Dra. Domínguez ni el secretario Dr. López Da Silva la calidad –que exige el texto normativo al que reenvía el fallo– de juez titular designado conforme a los procedimientos establecidos por la Constitución nacional”, puntualiza la resolución.

Por eso el Consejo de la Magistratura deberá reunirse cuanto antes y designar nuevos subrogantes, hasta tanto el Senado y el Poder Ejecutivo de la Nación definan quién será nuevo juez titular en Zapala, y hasta que termine la licencia del juez Moldes en Bariloche.

archivo

Solución a medias:

una jueza, dos juzgados

El fallo de la Corte resolvió la distorsión en los casos de García Davini y Domínguez, pero no atendió la afectación del servicio de justicia en la región que había sido advertida también por la Cámara Federal de Roca.


Comentarios


La Corte miró al sur y bajó el pulgar