La Corte Suprema seguirá teniendo nueve jueces

El propio presidente Néstor Kirchner se encargó de desalentar las expectativas en torno de la reducción del número, y dejó de lado las sugerencias conocidas tras la renuncia de Belluscio.



BUENOS AIRES – Con la frase “no pienso reducir el número de miembros” de la Corte Suprema de Justicia, el presidente Néstor Kirchner rechazó ayer la posibilidad de eliminar cargos en el máximo tribunal y ratificó, así, que elegirá al sucesor del renunciante ministro Augusto Belluscio.

Kirchner desairó la propuesta de Belluscio, juez de la Corte desde hace más de 21 años quien el martes renunció a su cargo a partir del primero de setiembre. Al día siguiente de la dimisión, el magistrado exhortó a reducir de nueve a cinco el número de integrantes del tribunal.

El alejamiento de Belluscio, su propia sugerencia de achicar la Corte y la delicada situación del ministro Antonio Boggiano -quien afronta un juicio político- abonaron la hipótesis sobre una posible reducción del supremo tribunal.

Sin embargo, Kirchner afirmó que se mantendrán los nueve puestos actuales.

Tras la dimisión de Belluscio, el jefe de Estado había señalado en la Casa Rosada que “a nivel gobierno” no hay planes de achicar la Corte, pero luego el renunciante magistrado propuso públicamente la eliminación de cargos y, en ese contexto, se multiplicaron las voces de adhesión a la sugerencia.

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, instó a “prestar atención” a la idea de Belluscio, pero luego se plegó a la postura oficial contraria a una reducción de la Corte.

La Corte funcionó con cinco jueces hasta que, a inicios de su gobierno, el entonces presidente Carlos Menem (1989-99) amplió los puestos a nueve. Apenas desembarcó en la Casa Rosada en 2003, Kirchner desafió al Congreso a renovar la Corte por vía de los juicios políticos y, como consecuencia, en dos años renunciaron tres ministros designados en la administración Menem y un cuarto, Eduardo Moliné O'Connor, fue destituido.

Las cuatro vacantes fueron ocupadas por jueces elegidos por Kirchner, quien ahora postulará al quinto ministro para cubrir el puesto que dejará Belluscio.

Así las cosas, el gobierno tendrá mayoría propia.

“Es muy malo que una misma administración designe tal cantidad de jueces de la Corte, en este momento hasta podría llegar a designar prácticamente a todos. Esto, más allá de las personas que se designen, siempre hay cierta deferencia hacia el poder que los designa”, advirtió el ex camarista y ex ministro de Justicia Ricardo Gil Lavedra.

Juristas y dirigentes políticos coincidieron con Gil Lavedra.

Ayer el diputado oficialista Ricardo Falú (PJ-Tucumán), quien ha encabezado las acusaciones que derivaron en la salida de cuatro ministros de la Corte elegidos por Menem, opinó que “el número de jueces es secundario”.

“Lo que importa verdaderamente, sean 5, 7, 9 ó 21 como en Chile, es que (los jueces de la Corte) sean hombres decentes, que sepan Derecho y que tengan independencia”, afirmó el titular de la comisión de Juicio Político de la Cámara baja.

Falú sostuvo que “si son cinco con esas cualidades, si son siete con esas cualidades, o nueve con esas cualidades, tendremos una gran Corte Suprema, independiente, con sapienza jurídica y decencia”.

Por su parte, el titular del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), Carlos Zaffore, exhortó a Kirchner a no caer en “la tentación nombrar jueces amigos en la Corte Suprema” y reclamó que reduzca a cinco la cantidad de ministros del tribunal.

Desde Santa Fe, el propio Kirchner se ocupó de poner fin a las especulaciones y sentenció: “No pienso reducir el número” de jueces supremos. (DyN)


Comentarios


La Corte Suprema seguirá teniendo nueve jueces