La crisis ambiental



Washington (dpa) – Podría llamársela la cuarta crisis. Mientras que el colapso de las instituciones financieras hunde a las naciones ricas en la recesión, la necesidad antes urgente de frenar el calentamiento global parece haber pasado a segundo plano.

Apenas el año pasado, toda cumbre mundial y regional ponía el cambio climático al tope de la agenda. Ahora eso parece algo muy lejano. El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, advirtió sin embargo a las naciones ricas que no olviden “la otra crisis”. Unos 100 millones de personas han caído en la pobreza a causa de los precios más altos de los alimentos y la gasolina, que provocaron disturbios en una decena de países del planeta. Todo eso deja congelado (valga la paradoja) el tema del cambio climático. El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, reconoció que hay “un riesgo de distracción” y recriminó que el colapso del crédito podría haberse evitado si la gente hubiese hecho frente a las nubes de la crisis hace unos años. “Una de las lecciones de la crisis actual es que se tienen que prever estas cosas”, aseguró Zoellick. “No hay dudas de que el cambio climático es un problema hoy y lo será mañana”. Los inversores privados, temerosos de toda apuesta arriesgada, se alejan de los proyectos de protección climática.


Comentarios


La crisis ambiental