La crisis financiera costará u$s 945.000 millones

El FMI asumió el "fracaso" en la evaluación global. Los efectos se sentirán en todos los sectores, estima.



#

Los mercados financieros seguirán sufriendo pérdidas importantes por la crisis de las hipotecas "subprime" en Estados Unidos.

BUENOS AIRES (DyN).- El Fondo Monetario Internacional (FMI) indicó ayer que la crisis inmobiliaria de Estados Unidos generaría pérdidas por 945.000 millones de dólares en el mercado financiero mundial, al afectarse las carteras crediticias dispuestas para el consumo y el segmento empresarial.

Jaime Caruana, responsable del Departamento de Mercados Monetarios y de Capitales del FMI, expresó que “hubo un fracaso colectivo en la evaluación de la magnitud de la crisis y de su efecto multiplicador hacia el resto del sistema, así como de los riesgos de reactivación desordenada que se presentan”. Por ello, Caruana admitió que los especialistas e inversores “debemos comportarnos con un poco de humildad” ante la situación.

El organismo -en un informe semestral- indicó que las pérdidas potenciales por la crisis -que golpeó al mercado hipotecario estadounidense- rondarían los 565.000 millones de dólares que deberán afrontar bancos e instituciones financieras.

Asimismo, se indicó que esta cifra treparía a 945.000 millones de dólares si se le agregan otras categorías de préstamos destinados al consumo y a cubrir las necesidades financieras del sector empresario mundial.

“La crisis superó los límites del mercado estadounidense de 'subprime' para afectar concretamente los principales mercados inmobiliarios, el crédito al consumo y el crédito a las empresas”, comentó el Fondo Monetario.

Para contener la crisis financiera mundial, el FMI propone imponer una “convergencia” de acciones para adoptar entre los bancos centrales, redoblar la transferencia de los bancos respecto a su exposición al riego, mayor nivel de supervisión y una reforma de las agencias de calificación de riesgo.

En los informes del FMI presentados en la Asamblea Anual de Miami, se indicó que “las economías emergentes y en desarrollo se enfrentan al resto de controlar la inflación al mismo tiempo que se mantienen alertas a los riesgos generados por la desaceleración de las economías avanzadas y la tensión creciente de los mercados financieros”. Asimismo, las autoridades del organismo multilateral consignaron que “los países que controlan estrictamente el tipo de cambio respecto del dólar estadounidense podrían tener menos margen de acción, ya que la subida de las tasas de interés puede estimular la entrada de capitales”. “Las políticas fiscales y financieras también pueden servir para evitar el recalentamiento de la economía”, se indicó. Agregó que “la moderación del gasto puede ayudar a evitar variaciones bruscas de la demanda interna, aliviar la necesidad de endurecer la política monetaria y reducir la presión generada por la entrada de capitales a corto plazo”.


Comentarios


La crisis financiera costará u$s 945.000 millones