La CTA hace pie en el Vaticano



NEUQUEN (AN).- Desde diciembre pasado, cuando recibió el placet de la Santa Sede, Carlos Custer quedó como embajador de la Argentina en el Vaticano en reemplazo de Vicente Espeche Gil.

El ahora diplomático fue dirigente de la Asociación Trabajadores del Estado, uno de los impulsores -junto con Germán Abdala- del núcleo de la lista verde que llevó a principios de los ochenta a Víctor de Gennaro a la conducción del principal gremio de empleados públicos del país, y germen de la actual Central de Trabajadores Argentinos.

La historia comenzó en setiembre de 1977, durante la dictadura militar, en una casa de Venezuela al 3300 donde un grupo de dirigentes constituyó el consejo coordinador argentino sindical, integrado en ese entonces por organizaciones, agrupaciones gremiales y movimientos que encumbraron al fideero Miguel Gazzera como primer secretario general. Alfredo Carazo, de la Fatpren, fue el adjunto. Antes de eso, participaban de los seminarios de Incasur, organizados por Alicia Crescini.

A partir del centro, esos dirigentes que pretendían renovar el sindicalismo argentino, se conectaron con la Confederación Latinoamericana de Trabajadores, CLAT, que encabezaba Custer, con el objetivo de recuperar los gremios dentro de la renovación sindical, paralela a la “renovación política” que campeaba en el peronismo. También se proponían coordinar las relaciones entre los sindicatos argentinos y la CLAT en función de coincidencias políticas. Además de Gazzera y Carazo participaron del centro el sindicato de farmacia con Horacio Mujica; de trabajadores navales, con Cayo Ayala; de la carne, Bernabé Giménez y del movimiento de cooperativas, con Salvador Sánchez.

Se formalizaron acuerdos con la CLAT y a partir de entonces se afiliaron, entre otros sindicatos y organizaciones, el de comunicaciones, telegrafistas, docentes privados, seguros bancarios, vialidad, publicidad, empacadores de fruta de Río Negro, cooperativas de trabajadores de Neuquén. Custer contribuyó a la creación de Anusate, la agrupación interna de ATE de De Gennaro y Abdala.

Nota asociada: Entrevista a Carlos Custer, sindicalista y embajador: En la deuda externa, la banca “es corresponsable”  

Nota asociada: Entrevista a Carlos Custer, sindicalista y embajador: En la deuda externa, la banca “es corresponsable”  


Comentarios


La CTA hace pie en el Vaticano