La cuarta causa de muerte



La EPOC se caracteriza por la limitación del flujo aéreo en forma persistente y por lo general progresiva, asociada a una mayor respuesta inflamatoria crónica pulmonar frente a partículas o gases tóxicos. Sus principales síntomas (disnea, tos y expectoración) afectan la vida diaria y llevan al paciente a la consulta médica. Si bien suele considerarse una enfermedad de la vejez, se estima que alrededor de un 50% de los pacientes con esta afección tiene menos de 65 años. Según las Guías Gold 2013, “la EPOC, que era la sexta causa de muerte en 1990, pasará a ser la tercera en 2020; una proyección más reciente estima que será la cuarta causa principal de muerte en 2030”. Este aumento de la mortalidad “se debe principalmente a la expansión de la epidemia de tabaquismo, la reducción de la mortalidad debida a otras causas comunes de muerte (enfermedad cardíaca isquémica, infecciones) y al envejecimiento de la población mundial”. La principal causa de EPOC es el tabaquismo: los fumadores tienen entre 12 y 13 veces (hombres y mujeres, respectivamente) más riesgo de morir de EPOC que los no fumadores. La exposición al humo de segunda mano u otros agentes de contaminación puede aumentar la posibilidad de desarrollar esta enfermedad.


Comentarios


La cuarta causa de muerte