“La cultura de la denuncia”

Los gobernantes, políticos y administradores tienen especial obligación de comportarse de un modo íntegro. La confianza, sin embargo, no se compra ni se fabrica: se inspira. Y para que un político nos resulte fiable de nada vale que haga muchas promesas y buenos discursos o que se mejore artificiosamente su imagen; lo único válido es que resulte convincente y predique con el ejemplo. Esta sociedad desmoralizada, desalentada y desconfiada necesita grandes dosis de ejemplaridad pública. Todos tenemos el deber ciudadano de dar el ejemplo pero mucho más los que ejercemos funciones públicas, porque con nuestras decisiones influimos sobre los derechos y los bienes de los ciudadanos. Actualmente algunos actores, con escasa responsabilidad ciudadana e institucional, promueven en nuestra sociedad la idea de la gestión pública sospechosa. Sin embargo, la cultura vigente y la opinión pública mayoritaria no consideran real expresar que en nuestra provincia se violan sistemáticamente la libertad individual y los derechos de los ciudadanos. Está claro que éstos no son elementos destacables de esta gestión de gobierno del Dr. Saiz ni en el ideario y cotidianidad de nuestra sociedad rionegrina. Ahora bien, la ampliación de las libertades no garantiza un buen uso de esa libertad ampliada. En algunas ocasiones el uso de libertades y de escenarios públicos se realiza en función de objetivos personales-personalistas y electoralistas no expresados en la superficie. Basta con abrir los ojos para contemplar el espectáculo periodístico de la expresión libre de las consignas político-electorales en forma de denuncias, que ha redundado últimamente en la vulgaridad. Esta “cultura de la denuncia” se expresa como una manifestación protagónica personalista, sin ajustarse a la necesaria responsabilidad funcional e institucional del cargo desempeñado. Es necesario que cada uno que tome su rol. Desde el Poder Ejecutivo los actores políticos ejercemos la función encomendada en forma de política de gestión, con responsabilidad funcional, pero también desde cada uno de los distintos estamentos institucionales se debe ser responsable con la consigna de ejercer la función con moralidad. Por eso expresamos con claridad nuestros objetivos, sin ocultamiento de intereses, como parece ser el caso de quienes sistemáticamente atacan la institucionalidad provincial con denuncias carentes de sustento que sólo quedan en lo mediático y nunca encuentran asidero jurídico, como ya ha quedado demostrado. Sinceremos posiciones ante la sociedad, para que los rionegrinos no sean partícipes involuntarios de esta interesada prédica de denuncias permanentes por parte de algunos sectores institucionales. En el escenario actual, muchas de nuestras energías deben estar puestas a disposición de responder el sinnúmero de requerimientos y pedidos de informes, muchas veces carentes de sentido concreto y que, lejos de corresponder al interés ciudadano en pos del cual ejercemos nuestra función, sólo atienden a intencionalidades efectistas no develadas públicamente que pretenden corroer la funcionalidad del Estado y alarmar e inquietar al ciudadano. Lejos del escenario de la crispación permanente, debemos conducirnos en el camino de la ejemplaridad y las conductas edificantes. Gabriel Alejandro Savini Secretario de Control de Gestión de Empresas Públicas de Río Negro Viedma

Gabriel Alejandro Savini Secretario de Control de Gestión de Empresas Públicas de Río Negro Viedma


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora