La decisión de la Justicia



El 2 de enero de 2006, luego de que comenzaran a cavarse las zanjas para los cimientos del nuevo colegio secundario, un grupo de vecinos encabezados por el ex intendente presentó un recurso de amparo ante la Cámara de Apelación Civil y Comercial de Bariloche, para impedir que se derribe la terminal. El recurso fue acompañado por documentación escrita y fotográfica. También el municipio presentó la suya a pedido de la Justicia. El 24 de febrero los jueces Horacio Osorio, Edgardo Camperi y Luis Escardo decidieron rechazar el recurso de amparo.

Argumentaron que mediante el voto la ciudadanía le otorgó a las autoridades municipales la responsabilidad del manejo de la cosa pública, por ende si ellas decidieron otorgar el destino de escuela secundaria a dicho lugar, “no es una decisión que pueda judicialmente revisarse y menos aún impedirse al menos con los elementos de juicio que se han aportado. Pues tal decisión aparece como natural y propia de los órganos a los que se les hubo confiado el manejo de los intereses municipales”.

Aunque las opiniones están divididas, la mayoría de los vecinos reconocen las fallas que tiene la terminal de ómnibus. Aún aquellos que nunca la pisaron. Deborah Goicochea aprueba la demolición al señalar que “fue construida con materiales de segunda y tiene muchos problemas. Además lo van a tirar para construir una escuela, no para limpiar el terreno y creo que vale la pena hacerlo”.

Oscar López Guerra conoce a fondo el edificio ya que durante tres años tuvo a su cargo la concesión y trabajó una confitería restaurante.

” Tiene muchas fallas el edificio, pero creo que es un error destruirlo porque no hay otro como ese en el pueblo. Habría que arreglarlo y destinarlo a otras cosa” señaló.

Notas asociadas: Los Menucos: el nuevo capítulo de una larga novela familiar  

Notas asociadas: Los Menucos: el nuevo capítulo de una larga novela familiar  


Comentarios


La decisión de la Justicia