La defensora pide “castigos ejemplares”



“En esta provincia hay corrupción, esto es una mancha más, hace cuatro años que lo venimos diciendo. Y ellos no escuchan, no ven y siguen rapiñando para ver qué más se pueden llevar a su casa”. Así se manifestó la defensora del Pueblo, Ana Piccinini, en relación con los abultados sobresueldos que la Justicia investiga. Reclamó juzgamiento y “castigos ejemplares”. “Se está ratificando todo lo que hemos dicho desde hace casi cinco años, ante la Legislatura y los medios de prensa”, sostuvo Piccinini y recordó, en ese sentido, lo expresado durante el transcurso del informe “in voce” del año pasado ante la legislatura provincial. Luego se preguntó: “¿Realmente pueden manejar discrecionalmente semejante cantidad de dinero, existiendo tantas necesidades? La semana pasada estábamos hablando acerca del retiro de las horas extras a los hospitalarios que representarían alrededor de 250.000 pesos por año, para el Hospital Artémides Zatti de Viedma y esto es lo que cobra el secretario general de la Gobernación por mes de sobresueldo, entonces realmente cuesta creerlo.” Y agregó: “Nosotros somos un órgano de control externo del Poder Ejecutivo, controlamos, merituamos, calificamos la respuesta institucional, nosotros no vemos los expedientes adentro, no pasa un expediente de obra pública, de pago de salario, eso pasa por los órganos de control interno. Nosotros manejamos mucha información porque tenemos la suerte que existe gente que se está animando cada vez más a denunciar y a brindarnos información”. “A partir de allí –continuó–, nosotros empezamos a investigar y llegamos a tener la suficiente cantidad de prueba preconstituida para acercarles a los fiscales con la seriedad suficiente para que ellos se pongan a trabajar. Lamentablemente el Superior Tribunal de Justicia no está haciendo un gran aporte, imagínense que nosotros tenemos en Viedma un solo juez de Instrucción Penal”. Y concluyó, refiriéndose a funcionarios del gobierno: “Se van del gobierno multimillonarios, están en connivencia con las empresas que contrata el Estado, empresas que están a la sombra del poder y son negociadores permanentes de las prebendas que el propio Estado les da a estas empresas que concretan el negocio y después participan a los propios funcionarios”.


Comentarios


La defensora pide “castigos ejemplares”