La Defensoría del Pueblo busca una nueva sede

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- La Defensoría del Pueblo abandonará sus incómodas oficinas ubicadas en un segundo piso, a una cuadra del Centro Cívico, y se trasladará a una vivienda en planta baja de Quaglia y Anasagasti. La intendente provisoria María Martini firmó ayer una resolución que autoriza a rescindir el contrato del inmueble alquilado el año pasado por la gestión de su antecesor Omar Goye, por el cual el municipio paga 7.500 pesos mensuales. Según fue señalado por muchos vecinos y los propios trabajadores, la oficina no cumple con los requerimientos mínimos porque carece de dependencias para entrevistas reservadas y resulta inaccesible para personas con movilidad reducida. La misma resolución dice que “existe en disponibilidad un inmueble que cumple con las pautas necesarias, por tratarse de una vivienda en planta baja, ubicada fuera del centro de la ciudad y accesible por el transporte público de pasajeros”. La casa cuenta con los espacios indispensables para desarrollar todas las tareas de la Defensoría del Pueblo, como la mediación comunitaria, reuniones grupales de vecinos, archivo y entrevistas que requieran más privacidad. La Defensora del Pueblo, Andrea Galaverna, dijo que la vivienda se encuentra en Quaglia y Anasagasti y aseguró que el costo “es prácticamente el mismo”. De todos modos el municipio asegurarse un ahorro, porque la Defensoría municipal tiene a la firma un convenio para compartir espacio y costos con la Defensoría del Pueblo provincial. Galaverna explicó que para concretar el nuevo alquiler necesita todavía cumplir “varios pasos”, entre ellos la aprobación del Tribunal de Contralor, de modo que todavía no hay fecha para la mudanza. Recordó que la búsqueda de una locación más conveniente fue una de las propuestas contenidas en su proyecto de trabajo.


Comentarios


La Defensoría del Pueblo busca una nueva sede