La Defensoría rechazó la instalación de cámaras

Juan José Dutto le sugirió al intendente Quiroga que no las autorice. Se basó en que viola distintos derechos de los ciudadanos consagrados en la Constitución. Las cámaras callejeras son una de las estrellas del plan de seguridad que el gobierno provincial prometió anunciar en los próximos días. Ya había cosechado fuertes rechazos



NEUQUEN (AN).- La Defensoría del Pueblo de esta ciudad rechazó el uso de cámaras de vigilancia en la vía pública, impulsado por el gobernador Jorge Sobisch, y le sugirió al intendente Horacio Quiroga que no autorice su instalación por considerar que viola distintos derechos de los ciudadanos.

A través de una resolución emitida el miércoles pasado y difundida ayer, el defensor Juan José Dutto sostuvo que la instalación de cámaras en circuito cerrado de televisión es “violatoria” de derechos reconocidos en la Constitución Nacional y Tratados Internacionales, entre los que destacó el derecho a la intimidad, privacidad y libertad.

Con estos argumentos el ex concejal del ARI, quien actuó de oficio, le sugirió al intendente que deniegue el pedido de autorización de obras que había realizado el ministerio de Seguridad y Trabajo al municipio días atrás para comenzar con la colocación. “La respuesta que se brinde debe ser evaluada en niveles de decisión política de nuestro municipio”, consignó.

Ahora Quiroga deberá resolver si hace lugar a la sugerencia del defensor.

En principio, cuando se anunció la implementación del sistema de vigilancia el municipio anunció que le daría vía libre. Ayer “Río Negro” intentó dialogar con el jefe comunal para conocer los alcances del cuestionamiento hecho por el organismo municipal pero no fue posible localizarlo.

La resolución de la Defensoría fue emitida en un escenario en el que sectores opositores cuestionaron en duros términos la medida, y a días de que el gobernador anuncie el Plan de Seguridad, el cual tiene como uno de sus ejes principales la vigilancia en lugares de masiva circulación de personas a través de las cámaras que operará la policía

Dutto señaló que en los sitios en los que se colocarán “constituyes puntos en los que los vecinos confluyen para manifestaciones culturales, sociales, políticas, de reclamos gremiales”, entre otros.

“Estas quedarán bajo el ojo espía y supervisor de las videocámaras”, motivo por el cual “la imagen, las preferencias políticas, la adhesión gremial la inclinación sexual, y otros aspectos de la esfera íntima, quedarán sistemáticamente registrada”, señaló.

En este contexto, enfatizó que la ley nacional 25.386 prohíbe el registro de datos sensibles, entre los que figuran aquellos que “revelen origen racial, étnico, opiniones políticas, convicciones religiosas, afiliación sindical e información referente a la salud o vida sexual”.

Agregó que el Código Civil en su artículo 1071 bis, establece que “el que arbitrariamente se entrometiera en la vida ajena (…) perturbando de cualquier modo su intimidad, y el hecho no fuere un delito penal, será obligado a cesar en tales actividades…”.

También destacó que los artículos 18 y 19 de la Constitución Nacional, reconocen el derecho a la libertad, la privacidad y la intimidad de las personas, los dos primeros garantizados mediante el recurso de habeas data.

“El derecho a la intimidad comprende el ámbito de la acciones de las personas que no perjudiquen a terceros, y el derecho a la intimidad se refiere a la esfera de la persona que está exenta del conocimiento generalizado de parte de los demás”, explicó.

Ambos, agregó citando a juristas nacionales, “están relacionados en forma directa con la libertad individual” ya que “constituyen garantías básicas” para su ejercicio.

El defensor sostuvo que la colocación de las cámaras implicará además una violación contra el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de Naciones Unidas.

“El artículo 17 sostiene que nadie será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra y reputación, y que toda personas tiene derecho a la protección de la ley contra éstas”, dijo.

Críticas desde la oposición

Críticas desde

la oposición

NEUQUEN (AN).- Desde que el gobierno anunció la instalación de las cámaras de vigilancia, distintos sectores opositores salieron en el transcurso de las últimas semanas a cuestionar la medida en duros términos.

El diputado Carlos Moraña (PI) fustigó la iniciativa afirmando que la provincia “cada vez se parece más a Santiago del Estero”, en alusión a la filmación que le hicieron al obispo Maccarone, quien en más de una ocasión criticó al gobierno de esa provincia. “Esto tiene como objetivo la persecución política y gremial a los dirigentes de la oposición”, agregó el legislador y destacó que “llama la atención que los lugares donde van a estar instaladas coincidan con el recorrido habitual que tienen las marchas”.

En tanto Jesús Escobar (Patria Libre) indicó que “si quiere (el gobierno) seguridad, debería vigilar a los funcionarios sobischistas o no al pueblo que reclama”.

El arco gremial se sumó a los cuestionamientos contra las cámaras. El titular del gremio docente (ATEN), Marcelo Guagliardo, afirmó que se trata “de otra maniobra para controlar la protesta social”. Su par de ATE, Raúl Dobrusín, consignó que “viniendo de un gobierno autoritario (la iniciativa) sin dudas es para reprimir la lucha y no para brindar seguridad”.

Quieren ubicarlas en lugares estratégicos

NEUQUEN (AN).- Según el pedido de autorización realizado por el gobierno provincial al municipal el mes pasado, las cámaras estarán instaladas en lugares de la ciudad que cuentan con una circulación masiva de personas y en los que se desarrollan habitualmente las protestas sociales.

En el área centro, la colocación está prevista en el Parque Central, entre Avenida Olascoaga y Láinez; en la azotea del Palacio Municipal en Roca y Avenida Argentina; en la plazoleta del monumento a las Madres; y en las inmediaciones de Casa de Gobierno.

Estos cuatro sitios son en forma cotidiana puntos de concentración y circulación de las distintas movilizaciones y protestas sociales que se realizan en la ciudad.

El proyecto contempla además la instalación en en la intersección de Avenida Olascoaga con Libertad, Chile y Montevideo, área en el que está ubicada la Legislatura provincial, otro de los escenarios frecuentes de movilizaciones de distintas organizaciones sociales.

El uso de las cámaras abarcará también al principal acceso a la ciudad, sobre el puente carretero que la une con Cipolletti (Río Negro).

El pedido de autorización que realizó el ministerio de Seguridad y Trabajo al municipio para comenzar las obras de instalación, contempla la colocación de postes metálicos, tendidos eléctricos subterráneos y aéreos y rotura y reparación de veredas y espacios verdes.

Este fue solicitado a la subsecretaría de Obras Públicas de la municipalidad, dependencia que aún no otorgó el visto bueno para iniciar los trabajos.


Comentarios


La Defensoría rechazó la instalación de cámaras