La derecha arrasó en primera vuelta en las legislativas francesas

La UMP podría obtener hasta 501 de los 577 escaños. Sarkozy está a punto de gobernar casi sin oposición. La abstención al voto fue alta, entre un 37 y 40%.

PARIS (AFP).- La Unión por un Movimiento Popular (UMP), partido de derecha del presidente francés, Nicolas Sarkozy, se impuso rotundamente en la primera vuelta de las legislativas del domingo, una victoria que hace prever que obtendrá una mayoría absoluta en la nueva Cámara de Diputados. Si estos resultados se confirman en la segunda vuelta del 17 de junio, Sarkozy no tendrá problemas para poner en práctica su programa de «ruptura» prometido durante la campaña presidencial y gobernar sin apenas oposición en los próximos cinco años.

Los comicios de este domingo estuvieron marcados por una fuerte abstención, de entre 37 y 40%, tal vez debido a que la supremacía de la derecha se daba por descontada en todos los sondeos. No obstante, la abstención en las legislativas es tradicionalmente alta y supera el 30% desde 1988.

La UMP obtuvo entre 46,4% y 45,6% de los votos, y debería obtener entre 383 y 501 de los 577 escaños de la Asamblea Nacional o Cámara de Diputados francesa, según estos resultados parciales divulgados al cierre de las oficinas electorales en Francia.

Por su parte, el Partido Socialista, primer partido de oposición, junto a los comunistas, ecologistas y extrema izquierda obtendría entre 39 y 39,9% de los votos. En número de escaños, la izquierda obtendría entre 69 y 185 escaños, de los cuales serían exclusivamente socialistas entre 60 y 170. En la Cámara saliente, la UMP tenía 359 diputados y los socialistas 149.

El sistema electoral francés prevé que se dispute una segunda vuelta en las circunscripciones donde ningún candidato haya obtenido el 50% de los votos. Para pasar a la segunda ronda hace falta necesariamente un 12,5% de los votos del total de inscritos en cada circunscripción, un sistema de mayorías que perjudica a los pequeños partidos.

Sarkozy, elegido presidente el 6 de mayo con un 53% de los votos frente a la socialista Ségolène Royal, recordó a los franceses en esta campaña para las legislativas que necesitaba una mayoría cómoda para poner en marcha las reformas prometidas.

Entre ellas hay importantes transformaciones fiscales, que costarán miles de millones de euros al Estado, leyes para endurecer las condiciones de inmigración, para castigar con más severidad a los delincuentes reincidentes o garantizar servicios mínimos en el transporte en caso de huelga.

Una inmensa mayoría de los franceses considera que Sarkozy, de 52 años, está dando los pasos correctos en sus primeras semanas como presidente y responde acertadamente a las expectativas ciudadanas. No obstante, su omnipresencia y su estilo de ejercer el poder alarmaron a expertos, ya que lo consideran excesivamente presidencialista. La Constitución francesa estipula que es el gobierno y no el presidente quien «determina y conduce la política de la nación» y corresponde al primer ministro dar explicaciones ante el Parlamento.

Sarkozy no parece dispuesto a tolerar un fracaso de su equipo de gobierno y su primer ministro, François Fillon, ya anunció que los ministros que se presenten a diputados y pierdan en las urnas, deberán dimitir.

Por su parte, los socialistas tendrán esta semana que movilizar al máximo a sus electores para lograr un grupo de oposición capaz de paliar la omnipotencia de la derecha y evitar «la concentración de poderes» en los próximos cinco años. Sin embargo, esta nueva derrota en las urnas podría precipitar la imprescindible renovación interna que debe realizar la formación.

Royal, que decidió no presentarse candidata a diputada, no oculta su deseo de hacerse con la dirección del partido y continuar la reforma que intentó abrir en solitario y de forma acelerada durante su campaña por las presidenciales. Según los votantes de izquierda, la dirigente sería la única personalidad socialista capaz de realizar esta reforma interna.

Para constituir un grupo parlamentario en la Asamblea francesa hacen falta 20 diputados, una cifra que parecía difícil de conseguir para el MoDem, el Frente Nacional o los comunistas.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora