La derecha vaticina una “revolución”

El magnate Silvio Berlusconi aparece como claro favorito en los comicios parlamentarios que se realizarán hoy en Italia y definirán al próximo primer ministro en ese país. Los candidatos aún esperan convencer a la gran cantidad de indecisos.

Lo más visto



Casi 50 millones de italianos están habilitados para votar hoy en las elecciones parlamentarias que consagrarán al nuevo “premier” entre el centroderechista y favorito Silvio Berlusconi, que prometió una “revolución”, y su rival de centroizquierda, Francesco Rutelli.

“Quiero la revolución: es necesario reformar todo el país”, dijo Berlusconi a un diario alemán y subrayó su intención de “reexaminar todas las leyes. “En una pequeña medida, seré como Justiniano o Napoleón”, agregó.

Rutelli, a su vez, se mostró optimista y confiado en ganar los comicios, pese a estar 4 ó 5 puntos debajo según los últimos sondeos de opinión.

Ambos candidatos, cuyo rostro aparecerá en las papeletas a pesar de no ser una elección directa, cerraron sus respectivas campañas con un fuerte llamado a los indecisos.

En sus exhortaciones finales, ambas coaliciones se dirigieron, sobre todo, a los cinco millones de italianos aún indecisos, cuyo voto puede ser determinante en el resultado de mañana.

Aprovechando el último minuto de campaña, Berlusconi y Rutelli participaron anoche de diferentes programas televisivos, ya que el líder de La Casa de las Libertades (CDL) siempre rechazó un debate “cara a cara” con el candidato del Olivo, por no considerarlo un verdadero líder sino un mero portavoz.

En esta suerte de “desafío televisivo”, Rutelli derrotó a Berlusconi por más de dos millones de telespectadores de diferencia, según establecieron las mediciones. El programa “Il Raggio verde”, de la emisora pública RAI, con la presencia de Rutelli, tuvo una audiencia de 6.921.000 espectadores, el 27,30% de rating. Por su parte el especial del “Maurizio Costanzo Show”, en la cadena privada Mediaset, tuvo con invitado al líder conservador del CDL, y cosechó sólo 4.652.000 telespectadores, el 17,90 % de rating.

En caso de ganar, como preanuncian las encuestas, Berlusconi pretende hacer una “revolución” pacífica en Italia, reformando radicalmente toda la estructura del Estado, según afirmó en una entrevista al diario alemán Die Welt

Berlusconi denunció, además, una “campaña de difamación” sistemática de la izquierda y se declaró “víctima de procesos políticos”. El líder del centroderecha descartó que la Unión Europea (UE) sancione a su coalición en caso de victoria por la presencia en la alianza de la secesionista Liga Norte, cuyo líder Umberto Bossi hace declaraciones xenófobas.

En la Argentina no votan

Pese a que en Argentina hay más de medio millón de personas que tienen la ciudadanía italiana, muy pocos podrán votar en los comicios generales que se realizarán hoy en ese país. La razón es simple: para hacerlo deberían viajar a ese país, ya que el gobierno italiano no tiene implementado aún el voto en el país de origen para aquellos que residen en el extranjero.

Argentina ha sido uno de los mayores receptores mundiales históricos de inmigración italiana. En todo el país, los ciudadanos italianos registrados son 700.000 (entre nacidos en Italia y argentinos que adquirieron la doble ciudadanía), lo que equivale a la mitad de la población de una gran ciudad como Milán. Cerca de 270.000 residen en Buenos Aires, y el Alto Valle de Río Negro y Neuquén también tiene una nutrida comunidad italiana. La crisis que vive el país ha animado a muchos descendientes de ese país comiencen e tramitar su pasaporte europeo: el diario “Clarín” reveló que las delegaciones italianas en el país atienden entre 300 y 400 consultas por día.

Según revelaron en la embajada italiana en Bueno Aires, hay un proyecto para permitir el voto consular a los residentes en el extranjero, pero hasta el momento no ha avanzado. En donde sí votan son en los comicios donde se eligen dirigentes para las entidades que agrupan a los italianos en el exterior. (AR)

Los inmigrantes temen por su seguridad

ROMA (ANSA) – Uno de cada tres inmigrantes en Italia es víctima de continuos episodios de discriminación, indiferencia y amenazas, y las mujeres -sobre todo las latinoamericanas y las africanas-, son frecuentemente objeto de molestias, especialmente por parte de los italianos.

Los datos emergen de una investigación titulada “El miedo de los demás”, llevada a cabo sobre una muestra de 600 inmigrantes y presentada en la sede de la entidad Italia Nostra.

El 35% de los hombres entrevistados y el 32% de las mujeres consideran su ciudad como poco o nada segura para los extranjeros, y Turín encabeza esa la lista de lugares donde los extranjeros se sienten menos seguros, seguida de Palermo.

Reggio Emilia es la ciudad más acogedora: 9 de cada 10 extranjeros la consideran “bastante” o “completamente” segura.

En Prato y en Roma, sólo una minoría de los italianos habría adoptado una óptica sospechosa o denigrante con respecto a los extranjeros.

Para la mitad de la muestra, ser inmigrante en Italia significa sentirse un sujeto potencialmente bajo sospecha.

Y también consideran que las penas son mucho mayores, incluso en los delitos menores, si el ciudadano es extranjero.

Alrededor de un 50% estima que la mayor parte de los italianos discriminan en función del color de la piel (también por este motivo Turín se encuentra en cabeza), y 6 de cada 10 viven con un constante miedo a ser acusados por delitos que no han cometido, sólo por ser inmigrantes.

También acusan a los medios, citando como ejemplo lo ocurrido en una matanza familiar en Novi Ligure, cuando la prensa y la televisión apuntaron que la tragedia había sido perpetrada por albaneses, cuando en realidad se trataba de miembros de la propia familia.


Comentarios


La derecha vaticina una "revolución"