La deuda rionegrina ya supera los $7.000 millones

Este incremento se da en un escenario donde existe un amesetamiento sobre los recursos, lo que impide compensar el ascendente gasto del Estado.





El ajuste que sufrió la economía en esta primera parte del año terminó repercutiendo sobre las cuentas fiscales rionegrinas. Con mayores gastos a enfrentar y menores recursos ingresados a las arcas fiscales, la toma de deuda se convirtió en una de las salidas para compensar los desvíos presupuestarios de la provincia en esta primera parte del 2016.

Datos oficiales señalan que los pasivos que concentra la administración Weretilneck perforaron los 7.000 millones de pesos al cierre del primer semestre del año. La cifra representa un crecimiento del orden del 30% interanual, el más alto de la última década.

Según señalaron fuentes del gobierno, el stock de deuda pública podría ubicar cerca de los 8.000 millones a fin de año de no mejorar las condiciones macroeconómicas del país. La suba interanual sería, en este caso, en torno al 40%. Otro nuevo récord para la joven economía rionegrina.

Pero si bien la suma es importante, los indicadores presupuestarios que relacionan los pasivos de la provincia con otras variables dan cuenta de que las cifras mencionadas párrafos arriba no condicionarían las obligaciones a las que debe hacer frente la provincia, por lo menos en lo que se refiere al corto y mediano plazo.

“Es un año complicado y seguramente deberemos recurrir al mercado para colocar más deuda en el segundo semestre”, confió una alta fuente oficial. La colocación para el próximo mes de letras por 550 millones de pesos, anticipada días atrás por el gobernador Weretilneck, avala estos conceptos.

Cabe recordar que, en la sesión del 1 de junio, la Legislatura autorizó al Poder Ejecutivo a la emisión de letras del Tesoro hasta 1.350 millones de pesos, subiendo 650 millones de la previsión inicial de 700 millones fijada por el presupuesto del 2016.

La nueva colocación es la tercera y, con las dos anteriores, totalizaría 1.250 millones de pesos emitidos.

“Es muy difícil corregir los efectos de la inercia sobre un presupuesto en el que seis de cada diez pesos van a salarios”, confesó la fuente consultada. Este concepto apunta a que la deuda que está tomando el Tesoro, y que crece sin contrapartida de futuros mayores ingresos, va a cancelar de lleno gastos salariales. Es decir, es deuda nociva para la provincia y no, por ejemplo, como aquella que se toma para obras de infraestructura que permiten el recupero de los fondos.

Los informes oficiales señalan por otro lado que el gobierno ya canceló por compromisos, en lo que va de este año, cerca de 400 millones de pesos entre amortización e intereses de deuda.

Reciente historia de las letras del Tesoro

22/12/2015: los diputados dieron el visto bueno al presupuesto que preveía una emisión de 700 millones de pesos.

18/5/2016: el gobierno lanza al mercado la primera licitación.

1/6/2016: la Legislatura amplía la emisión de letras del Tesoro por 1.360 millones.

Datos

Datos

1.250
millones de pesos es lo que suma la colocación de deuda que hizo la administración Weretilneck.
30%
representa los pasivos provinciales sobre el total del gasto presupuestario.
8.000
millones de pesos es el
monto que se proyecta que cerraría el stock de deuda pública para el fin del año en curso.

Temas

Río Negro

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La deuda rionegrina ya supera los $7.000 millones