La diferencia con los clones

Para Fernández, no hay controversias sobre las limitaciones genéticas que algunos ecologistas adjudican a la clonación, ya que en el caso del CREyS "no partimos de células madres, sino de embriones ya formados, que en consecuencia tienen definido el sexo y las características propias del individuo".

Así, se evita la condena a la especie a vivir en zoológicos. "Los individuos "tendrán la riqueza propia del cruzamiento y podrán desarrollarse y luego reproducirse con normalidad", dijo el veterinario.

En los animales superiores, la única forma de reproducción es la sexual, por la que dos células germinales (óvulo y espermatozoide) se unen, formando un zigoto (o huevo), que se desarrollará hasta dar el individuo adulto. Esa reproducción garantiza que en cada generación de una especie aparecerán nuevas combinaciones de genes en la descendencia, que serán sometidas a la prueba de la selección y otros mecanismos evolutivos. El procedimiento del CREyS respeta ese principio.


Comentarios


La diferencia con los clones