La difícil lucha por el poder

El Encuentro de los Rionegrinos, la Unión Cívica Radical y el Partido Justicialista ya están lanzados en Cipolletti, mirando a los comicios del 2007, por más que todos impriman sus reuniones con un molde institucional.

En la práctica lo que está sucediendo aquí se corresponde con los preparativos concretos para encarar la larga marcha que, más temprano que tarde, devendrá en las sucesivas batallas por el poder.

Hace menos de 72 horas estuvo en la ciudad el presidente del Consejo Provincial del PJ, Juan Carlos Del Bello.

Trajo plata para la apertura de una Unidad Básica y -cuentan en voz baja algunos de los que estuvieron con el dirigente- se habló de los contactos que existen con el Encuentro. Quedó flotando en el ambiente peronista que esa patriada se ve "difícil pero no imposible", por lo que la consigna es pertrecharse, sumar y salir de la trinchera para marcar el perímetro externo, preparando el terreno para lo que depare el destino.

El jueves próximo se cumplen 30 años de la muerte de Juan Domingo Perón. Y para esa fecha el justicialismo cipoleño tiene previsto exponerse con una demostración de fuerza de características propias. Se hará un homenaje, con los familiares como protagonistas, a los dos únicos jefes comunales que tuvo el PJ desde 1948 a la fecha, Saturnino Franco y Vicente Cerasuolo.

Irán al salón del Sindicato del Hielo la jefa de la Unidad Básica, Edda Ginnóbili. También, Felipe Budén, Oscar Rodríguez, Sandra Sambueza, Carlos Magario, Mercedes Salvadores, Osvaldo Sambueza, Juan Nievas, Mercedes Salvadores, Viviana Ríos, y otros.

¿Sólo un homenaje al general líder, y a dos "históricos" cipoleños que ocuparon puestos trascendentes?

Claro que no. Por detrás, calan las bayonetas, no todos con el mismo entusiasmo, aunque este será un tema interno que deberán saldar cuanto antes.

"Si hay alianza, así como estamos nos van a dar migajas de poder. Y si vamos solos, el panorama no es auspicioso. Queremos ocupar un espacio por lo menos digno, para los tiempos que se avecinan", confió, con crudo análisis, Edda Ginnóbili.

Los radicales, con un gobierno provincial en actitud de apoyo concreto, han salido a campo abierto con un despliegue de envergadura.

Ya contabilizan para sí, y para potenciales aliados -Julio Salto, por ejemplo, y tal vez el nombre más buscado, el peronista Pablo Bohoslavsky- con una cuota de desmesurado triunfalismo, porque el caso no está cerrado, el hecho de que no prospere la consulta popular en Las Perlas.

Hugo Medina asumirá en breve la conducción del comité de la avenida Alem. Pero junto con Marta Milesi, Walter Azcárate, Guillermo Lopumo, Alejandro Paredes y cuadros de fuste se está desplegando una apertura total, con participación, y con la obra del puente en Isla Jordán como bandera.

Articulará el radicalismo en plazo mediato una "mesa de diálogo" en la que piensa sentar a los suyos, a Julio Salto y gente del MPP, a Convocatoria de Carlos González y al justicialista Bohoslavsky.

Mientras, el Encuentro va. Bien en lo que hace al trabajo de sus delegados institucionales, pero con dificultades en el punto de avanzar para ponerle el broche a una alianza con el PJ.

Julio Arriaga, Alberto Weretilneck, Fabián Gatti, Francisco Castro, Graciela Di Biasse, Luis Di Giácomo, Ernesto Epifanio, Luis Bardeggia y más dirigentes provinciales de la coalición, participaron ayer de un plenario en el que se habló de la tarea de gobierno del Encuentro, y de los vaivenes que están signando el entendimiento con el peronismo.

Se escucharon posturas antagónicas. Weretilneck dejó en privado sus reservas más concretas. Y Arriaga en esto fue terminante. Dijo que el diálogo seguía pero que a la postre "vamos a hacer lo que decida el conjunto de nuestra gente". Lo que sucedió ayer no es un dato menor y deja abierto un gran interrogante.

 

Julio Alberto Salto

cipolletti@rionegro.com.ar


Comentarios


La difícil lucha por el poder