La discusión se traslada hoy al Congreso

Los bloques del Congreso se mostraron anoche dispuestos a comenzar hoy mismo la discusión en el recinto de la ley de Competitividad que quiere el ministro de Economía, Domingo Cavallo, al tiempo que reaccionaron en contra de la delegación de facultades extraordinarias y que generaron un debate interno en todos los partidos.

Cavallo llegó al Congreso poco después de las 16 junto a Armando Caro Figueroa y enseguida se embarcó en un "raid" de reuniones con la conducción del bloque de la Alianza, los cavallistas y los legisladores de los partidos provinciales.

A todos repitió un discurso similar y desplegó todo su esfuerzo por seducir: la necesidad de votar lo antes posible las leyes que enviará al Congreso, el perfil reactivador de sus medidas y la gravedad de la situación fiscal.

El ministro dejó dudas en los bloques, sobre todo por la falta de respuestas precisas, pero se llevó en su bolsa la promesa de los legisladores de aceptar sus tiempos y discutir el proyecto directamente en el recinto sin pasar por las comisiones.

Cavallo intentó transmitir entusiasmo, pero los bloques cayeron a su paso en un debate interno por un papel de trabajo que se filtró en la cámara donde quedaban expuestas las facultades extraordinarias que pide el ministro, las cuales avanzan prácticamente sobre todo el sector público, la legislación laboral y la seguridad social.

En la Alianza, los diputados del Frepaso se niegan a aprobar a libro cerrado los poderes especiales y quieren discutir cada punto por separado.

La UCR se encuentra en una situación similar, aunque con menos margen de maniobra para enfrentarse a la presión del gobierno.

"La reunión fue excelente, Cavallo es un gran comunicador", aseguró el jefe de los diputados radicales, Horacio Pernasetti.

Pero en el interior las dudas habían sido más profundas que las certezas.

En el Justicialismo, el revuelo era igualmente sensible y el ambiente se recalentaba aún más cuando llegaban rumores sobre un posible apoyo de los gobernadores. (Ver pág 22)

El principal interrogante dentro del PJ es la posición que asumirá el menemismo. Un legislador que integra el sector liderado por Carlos Menem aseguró que existen tratativas para acordar una suerte de gobierno conjunto. Por el contrario, en los sectores del PJ más alejados del establishment económico calificaban como "brutales" las exigencias del ministro.

La bancada de legisladores provinciales se mostraba dispuesta a sesionar lo antes posible pero también deslizó reparos. "Yo un cheque en blanco sólo se lo entrego a mi madre", respondió con ironía el demócrata mendocino Carlos Balter.

Las dudas de la Cámara de Diputados contagiaron al Senado, donde parecía que existía un principio de acuerdo con respecto de la cesión de facultades especiales. El mayor impacto lo generó en el mayoritario bloque justicialista.

Por la mañana hubo una reunión de bancada en la cual se acordó conceder las atribuciones reclamadas por el funcionario, en tanto implicaba una resignación de tareas acotada. Sin embargo, cuando los gobernadores justicialistas remitieron a los senadores el borrador de tres carillas que contiene los capítulos de cesión de facultades el panorama se complicó ostensiblemente. (DyN)


Comentarios


La discusión se traslada hoy al Congreso