La empresa Sol se defendió de las acusaciones

Respondió a las críticas realizadas por Víctor Raffo, hermano del piloto, quien había dicho que éste había alertado sobre que podría ocurrir una tragedia de esta magnitud.



#

Archivo

Víctor Raffo afirmó que en el lugar del accidente se encontraron dos luces de alarma del avión siniestrado.

Tras conocerse el informe de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (Jiaac) sobre las posibles causas del accidente aéreo ocurrido en Prahuaniyeu, Río Negro, comenzaron las acusaciones cruzadas por los motivos que provocaron la caída del avión de Sol en mayo. En respuesta a las críticas realizadas por el hermano del piloto Juan Raffo (afirmó que el tripulante había previsto que ocurriría una tragedia con ese tipo de aviones), la aerolínea emitió ayer un comunicado en el que aclara que los aviones Saab 340 vuelan “desde hace años” las rutas del sur del país y que en la que ocurrió la tragedia está “correctamente habilitada e inspeccionada”.

La difusión del informe preliminar de la Jiaac despertó críticas entre los familiares de los pilotos Juan Raffo y Adriano Bolatti, que rechazan las conclusiones en las que se los acusa de haber caído en un “exceso de confianza”.

Víctor Raffo afirmó que su hermano Juan había advertido cuatro días antes de la tragedia: “Estos últimos dos aviones me dan miedo. En cualquier momento se pegan un palo. Falta fijar la fecha y hora, nada más. Espero no ser yo quien esté ahí”. En diálogo con su mamá y su esposa el piloto había advertido que “los últimos dos aviones estaban en reparaciones constantemente”.

Raffo hacía referencia a los Saab 340, uno de los cuales se estrelló el 18 de mayo en Río Negro cuando volaba de Neuquén hacia Comodoro Rivadavia, provocándole la muerte a sus 19 pasajeros y tres tripulantes. En respuesta a esas acusaciones, la empresa se defendió argumentando que “esta ruta, y en general las rutas del sur del país, son voladas desde hace muchos años por aviones Saab 340 sin que haya habido reportes de incidentes y accidentes de magnitud antes del 18 de mayo”. Y agregó que ese modelo fue utilizado por otras líneas aéreas que operaron en el país (TAN, Kaiken y Tapsa). En la actualidad, forman también parte de la flota de LADE, afirma el comunicado.

Con respecto a la ruta Neuquén- Comodoro Rivadavia, la aerolínea manifestó que “está correctamente habilitada e inspeccionada, por la autoridad competente, que es la ANAC”, sostiene la empresa. Analía Fontán, hermana de Jésica (25), azafata del vuelo trágico, había dicho que “la ruta es un ojo ciego, no tienen ni visión ni comunicación” y que “el piloto intentó aterrizar y no pudo porque no veían nada. Tenían una falla en el avión y estaban en un lugar en el que iban derecho a la muerte”.

Los familiares apuntan a fallas en el aparato. Raffo dice que entre los restos encontrados en Prahuaniyeu hallaron dos luces de alarma. Sol respondió que el avión “despegó con el plan de vuelo aprobado y despachado correctamente y que, hasta el momento de iniciar el tramo Neuquén- Comodoro, no reportaba novedades y todos los sistemas funcionaban correctamente”.


Comentarios


La empresa Sol se defendió de las acusaciones