La Escuela de Música roza su sueño

Actualmente los estudiantes deben repartirse en tres instituciones distintas.



1
#

la actualidad

2
#

en defensa de lo propio

La Escuela Superior de Música está pronta a concretar un sueño que acuna desde hace veinte años. Si finalmente llega la voluntad del Estado provincial, en el terreno de diagonal Alvear y avenida Argentina se construirá un moderno auditorio de 4.100 metros cuadrados con capacidad para 620 personas. De esta manera se cumplirá con el reclamo que vienen realizando hace tiempo estudiantes y docentes. Este proyecto, que desde 1998 estuvo archivado en un cajón del Concejo Deliberante y que ahora está en busca de financiamiento externo, vendrá a resolver una de las cuestiones más acuciantes de la institución. Juntamente con el auditorio se construirán unos 3.000 metros cuadrados de aulas, dirección y baños, donde los 2.000 alumnos de la Escuela podrán cursar sus carreras sin necesidad de deambular por tres instituciones diferentes. Por falta de espacio, en la actualidad los futuros directores de orquesta, músicos y compositores deben tomar sus clases en el edificio de diagonal Alvear, en la Escuela 125 y en la Escuela de Títeres. Desde hace varios años el Centro de Estudiantes, padres y profesores vienen denunciando las malas condiciones de las instalaciones, el espacio insuficiente y la falta de horas cátedra. Han realizado numerosas acciones callejeras, como clases en el monumento a San Martín, un abrazo al edificio de la Escuela, conciertos al aire libre e instalaciones musicales en el Consejo Provincial de Educación. El proyecto solucionaría parte de esos pedidos. Se trata de una construcción moderna de tres pisos que se levantará en el predio donde actualmente se ubica la plaza de la Juventud. El auditorio de 4.100 metros cuadrados dará a la avenida Argentina, con una estructura vidriada y luminosa. El sitio para los espectadores será construido en diferentes niveles, habrá un área de palcos elevados del sector de butacas, una fosa para las orquestas y camarines. “La idea es que sirva además de auditorio de un gran centro cultural abierto a toda la comunidad. Que se puedan presentar obras de teatro, realizar simposios, encuentros culturales y todo lo que la comunidad requiera”, comentó Javier Díaz de Quintana, director de la Escuela. En un segundo piso se dispondrá el área de aulas, un sector para el cuerpo directivo y baños. En la esquina de diagonal Alvear y avenida Argentina, en la planta baja se proyecta una plataforma descubierta para la realización de actividades culturales al aire libre. El triángulo conformado entre las calles Carlos H. Rodríguez, avenida Argentina y diagonal Alvear fue donado por una familia pionera para ser utilizado exclusivamente para fines educativos. Allí se construyó la Escuela N° 2, primer colegio primario, la casa del director y luego el primer colegio de mujeres. Hace 44 años funciona la Escuela de Música, formando a varias generaciones de niños y adolescentes patagónicos.

El predio donde funciona la Escuela fue donado por una familia pionera para un uso educativo.

La idea es que sirva además como un gran centro cultural. Que se puedan realizar obras de teatro, simposios, encuentros culturales

El futuro. Tres pisos vidriados.


Comentarios


La Escuela de Música roza su sueño