La escuela de planeadores levanta vuelo en Roca

Las actividades aeronáuticas comienzan a multiplicarse en el Aeroclub de Roca. A los viajes de bautismo y la enseñanza de vuelo a motor se sumará el vuelo en planeadores con reconocidos profesores que ostentan récords nacionales y mundiales.

1
#

2
#

Es una sensación única y por su propia característica, inigualable. Para aquellos que disfrutan de este deporte, la posibilidad de poder volar a 1.500 o 2.000 metros de altura sólo con la ayuda de las corrientes de aire, que te puedan llevar a recorrer cientos de kilómetros, resulta una experiencia incomparable. Visto desde afuera, puede generar más de algún temor en aquellos que habitualmente desconocen el arte del vuelo a vela. Pero una vez que uno comienza a adentrarse en esta apasionante actividad aeronáutica puede llegar a comprobar que en realidad se trata de un deporte seguro -que tiene riesgos pero mínimos- siempre y cuando se respeten todos los protocolos establecidos. Dentro de un par de meses ya no será necesario viajar a otra ciudad para hacer un curso de piloto de planeador o para disfrutar de un vuelo a vela sobre el Alto Valle. En Roca ya se están ajustando los detalles para comenzar con la Escuela de Piloto de Planeadores a partir de una iniciativa que están impulsando los integrantes de la nueva comisión directiva del Aeroclub. En este caso, la experiencia es lo que sobra. Rodolfo Frank, el presidente de la institución cuenta con una rica historia personal que lo llevó, incluso, a ser campeón argentino y a participar de uno de los eventos a nivel mundial. Con un perfil internacional y con cientos de horas de vuelo también participa Horacio “Cholo” Miranda, conocido por tener un récord mundial en esta disciplina. Y Luis Bulgaroni, quien es instructor y desde hace varias décadas comparte esta apasionante aventura de surcar los cielos de la Patagonia. El proyecto ya está en pleno desarrollo. Se calcula que para dentro de dos meses se terminarán los arreglos del avión-remolque que se está poniendo a punto. Mientras que los tres planeadores (un monoplaza y dos biplaza) ya está aguardando a recibir a los primeros alumnos. Incomparable A la hora de describir el vuelo a vela, los tres pilotos aseguran que resulta una experiencia excepcional. El hecho de recorrer cientos de kilómetros y de volar a más de 1.500 o 2.000 metros de altura (aquí se llegó a los 3.000) puede resulta un hecho único e incomparable. Básicamente, esta actividad consiste en poder volar un aeroplano utilizando solamente las corrientes de aire ascendentes o descendentes que se puedan ir encontrando, Resulta indispensable la colaboración del avión remolque, que una vez que logra la altura necesaria deja al piloto del aeroplano en libertad absoluta para buscar su propio vuelo. “La sola posibilidad de surcar el cielo y saber que estas solo es una experiencia incomparable”, señaló Bulgaroni. Los interesados ya pueden efectuar consultas durante los fines de semana en el propio aeropuerto de Roca, donde el Aeroclub desarrolla actividades aeronáuticas durante todo el fin de semana. (AR)


Comentarios


La escuela de planeadores levanta vuelo en Roca