La escuela rural de María Elvira celebró sus 80 años

Con una fiesta con música, baile y donaciones de connotados exalumnos conmemoraron el cumpleaños de uno de los colegios más antiguos de Cipolletti. La torta pesó 40 kilos.

Florencia Salto

CIPOLLETTI (AC).- La comunidad educativa de la escuela rural 142 de María Elvira celebró el sábado su 80º aniversario con un baile y música de todos los estilos. La actividad fue declarada de interés municipal y recibió un gran número de colaboraciones de varios sectores de Cipolletti y la Provincia. Días atrás la Escuela 142 también fue declarada patrimonio histórico por el Concejo Deliberante debido a su importante rol en la ciudad. Durante muchos años la escuela funcionó como punto de encuentro de actividades culturales y sociales. Alicia Garcés, la directora de la institución, resaltó la participación de exalumnos, que también brindaron su aporte para que el evento se pudiera realizar. Además, mencionó que la escuela trabaja fuertemente en la integración social y en el respeto por la interculturalidad, ya que asisten niños de diversas nacionalidades, que viven en zonas cercanas a la escuela. “A esta escuela venían todos, el hijo del dueño de la chacra y el hijo del trabajador rural. La institución sirvió para que se unieran todas las realidades. Se trabaja sobre la integración social”, indicó. Es por eso, que el sábado, todos quisieron estar presentes a través de diversas maneras. Una mujer, alumna de la primera promoción, donó ocho perniles para poder disfrutarlo junto al resto de los padres y alumnos. La hija de un reconocido dirigente cipoleño, también exalumna, restauró los bancos del establecimiento, y la madre de una pequeña estudiante donó la torta de 40 kilos, con la forma del edificio escolar. Al menos 300 personas participaron de los festejos que se extendieron durante más de cinco horas. Disfrutaron de números musicales y de danza a cargo de los alumnos e invitados. Los Charros de Cipo cerraron la celebración y todos bailaron al ritmo de sus canciones. El mural de la artista Dini Calderón fue uno de los regalos más llamativos ya que las figuras de mujeres mapuches decoraron el paredón principal de la escuela.

En sus inicios, esta escuela rural albergaba al hijo del peón y al del chacarero de esa zona de Bariloche.

CIPOLLETTI


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora