La española Ence parará sus obras por 90 días tras pedido de "K"

Lanzó "un gesto para contribuir al



El presidente Néstor Kirchner volvió a exhortar ayer a las empresas Botnia y Ence a que "suspendan por 90 días" la construcción de las plantas de celulosa y reclamó al gobierno de Finlandia que asuma su "responsabilidad" y "colabore" para encontrar una salida al conflicto con Uruguay por el tema ambiental.

La empresa española ENCE no se hizo esperar y horas después anunció la suspensión por 90 días de la construcción de la papelera en Fray Bentos, en gesto para "contribuir al diálogo" entre la Argentina y Uruguay.

Kirchner sostuvo en un acto en Casa Rosada que "esta famosa disputa (con Uruguay) se define con un estudio de impacto ambiental. Humildemente les pido a las empresas Botnia (finlandesa) y Etnia (española) que abran la compuertas para saber la verdad" sobre un eventual daño ambiental en el fronterizo río Uruguay.

En su discurso, cuestionó al gobierno de Helsinki, país de origen de Botnia: "Acá también está la responsabilidad del gobierno de Finlandia, que está callado", se quejó.

La alusión de Kirchner tuvo una respuesta del gobierno finlandés, con un comunicado difundido en la página de internet de la embajada en Buenos Aires. "Finlandia desea que se solucione el tema lo más pronto posible, de una manera que satis

faga a todas las partes involucradas, y además desea que los países hagan todo lo posible para encontrar una solución razonable y negociada". Pero el gobierno finlandés tomó distancia del conflicto, destacando que "se trata de un emprendimiento de una empresa privada".

Kirchner aclaró que la única diferencia con el gobierno uruguayo es "ambiental" y pidió a asambleístas que cesen los cortes de ruta.Su par uruguayo, Tabaré Vázquez cuestionó al Mercosur porque dijo "está tardando demasiado" en responder a su pedido de intermediación y evaluó que el bloque regional "no sirve" a los intereses de su país.

La negociación con Uruguay sigue empantanada y la Cancillería argentina continúa elaborando la presentación ante el Tribunal Internacional de La Haya para que se detenga la construcción de las papeleras hasta tanto se realice un estudio de impacto ambiental.

El jefe de Estado argentino aceptó también la intervención de representantes de la Iglesia de ambas naciones para ayudar a encontrar una vía de solución.

Paralelamente, Kirchner reiteró su oposición a los cortes de ruta que llevan adelante vecinos y asambleístas de Gualeguaychú, para impedir el paso del tránsito por el puente que une la ciudad con la uruguaya Fray Bentos, pero ratificó que "nunca buscaremos estos temas por medio de la fuerza" ni la represión.

Kirchner volvió a fustigar a la prensa al mencionar artículos que a su entender pedirían que se "reprima" a los ambientalistas que interrumpen vías internacionales. No obstante, el presidente advirtió que "no compartimos" el bloqueo de las rutas como forma de protesta y les pidió a los vecinos de Gualeguaychú "que tengan a bien levantar el corte porque no es el camino adecuado".

Por último, Kirchner cuestionó a los dirigentes entrerrianos que, según su opinión, hicieron utilización electoral del conflicto argentino-uruguayo por la instalación de las papeleras, aunque evitó identificar a quien se refería.

Kirchner descargó así su propia responsabilidad en el conflicto, ya que el gobierno toleró los cortes de puentes al Uruguay y recién ayer salió a criticarlos públicamente. Esta virage en la comunicación oficial se determinó luego de que comerciantes de Colón despejaran el martes el corte que efectuaban ambientalistas y las últimas encuestas que marcan el hartazgo de la población con las acciones piqueteras.

(AFP, DyN y R.Central)

Notas asociadas: ANTECEDENTES: "Hay que darles de comer contaminación"  

Notas asociadas: ANTECEDENTES: "Hay que darles de comer contaminación"  


Comentarios


La española Ence parará sus obras por 90 días tras pedido de "K"