La “estrategia” de Ferrari divide

El pedido a Felipe Massa para que deje pasar a su compañero, Fernando Alonso, reavivo la polémica. La escudería fue sancionada con 100 mil dólares.



#

AP.-

F1

El polémico adelantamiento en Alemania entre los Ferrari no sólo puede acarrear una multa mucho más elevada que los 100.000 dólares ya impuestos al equipo italiano, sino que ha dividido a la Fórmula 1.

Las órdenes de equipo están prohibidas desde hace años, pero la acción de Ferrari en Hockenheimring ha desencadenado un vivo debate sobre el sentido de esa prohibición.

“La Fórmula 1 es un negocio tramposo y la carrera de ayer en Hockenheim es un ejemplo ideal de ello”, escribió hoy el diario austriaco “Kurier”. “Olió a jerarquía y apestó a un juego apañado”.

Ahora el Consejo Mundial de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) decidirá si el escándalo en el Gran Premio de Alemania tiene consecuencias graves para Ferrari y para los dos pilotos rojos, el brasileño Felipe Massa y el español Fernando Alonso.

Posiblemente esta misma semana, antes del Gran Premio de Hungría, se decidirá cuándo debe responder de su acción la “scuderia”. Remitiéndose a casos similares en el pasado, se puede suponer que el gremio sancionador impondrá un castigo mucho más severo que la multa de 100.000 dolares decretada por los comisarios de carrera en Alemania.

Tambien sería posible un descuento de puntos y en caso extremo, la FIA podría penar la transgresión incluso con la exclusión del Mundial.

En 2007, McLaren-Mercedes se vio amenazada de expulsión en el denominado “caso de espionaje”. Con la multa récord de 100 millones de dólares, los jueces de la Federación llegaron a una dimensión en el castigo completamente nueva. “Pero no existe ningún catálogo fijo de sanciones”, dijo una portavoz de la FIA.

Los cuatro comisarios de carrera de Hockenheim consideraron que Ferrari había infringido el artículo 39, párrafo 1 del reglamento deportivo y el artículo 151c del Código Deportivo Internacional de la FIA.

“Esto no es cosa nueva en Ferrari”, dijo el jefe de equipo de McLaren, Martin Whitmarsh. Massa se dejó adelantar por Alonso, pero el equipo niega que se trate de un caso de jerarquía, prohibida desde 2002.

En 2001, Michael Schumacher se benefició en el Gran Premio de Austria de la orden del entonces jefe de equipo Jean Todt -entretanto presidente de la FIA- a Rubens Barrichelo de dejar pasar al candidato al título. Legendaria es la orden transmitida via radio desde el boxes: “Let Michael pass for the Championship! (Deja pasar a Michael para el campeonato)”.

El domingo no hubo una orden tan clara debido a la prohibición existente. Pero la indicacion del ingeniero de carrera Rob Smedley a Massa de que Alonso era más rápido fue lo suficiente elocuente. El brasileño manifestó su disgusto con un brusco frenazo en la vuelta 49.

El jefe de equipo de Ferrari, Stefano Domenicali, aseguró: “No hicimos nada. No dimos instrucción alguna a Felipe, solamente le informamos de la situación”.

“Fue decisión mía”, dijo por su parte Massa, cuyo rostro tras la carrera traslucía sin embargo su enfado.

“El triunfo fue claro, pero asimismo clara fue la orden del equipo sobre la maniobra de adelantamsnto del león Alonso sobre el cordero Massa”, escribió el diario italiano “La Repubblica”.

El francés “Liberation” comentó: “Cuando la “scuderia” no se tambalea por intrigas políticas se pega a sí misma un tiro en la rodilla”.

Sin embargo, muchos pilotos destacados mostraron comprensión por la forzada maniobra de adelantamiento. El alemán Sebastian Vettel desearía un comportamiento semejante de su equipo, Red Bull.

Y Schumacher, hoy en el equipo Mercedes, no dudó en defender la decisión. “Lo puedo comprender en un 100 por ciento. En el pasado tuve dificultades en aceptar que gentes de fuera se irritasen por ello”, dijo el heptacampeón a la emisora “Sky”.

En cualquier caso, será la FIA quien decida si sigue insistiendo en la competición limpia u opta por admitir la realidad de los intereses económicos de la millonaria clase reina del automovilismo.

DPA.-

La orden del equipo por radio.


Comentarios


La “estrategia” de Ferrari divide