La estrategia de Menem es ponerse en víctima para volver al primer plano





BUENOS AIRES (ABA).- Preocupado por el estancamiento que registra su candidatura en las encuestas, que puso freno a tres meses consecutivos de crecimiento, Carlos Menem parece haber encontrado el remedio a su mal: intentará convertir la dificultad en virtud. La dificultad, se entiende, es la suma de supuestas cuentas suyas y de sus allegados que aparecieron en diferentes bancos suizas. La virtud la sacará de los errores judiciales argentinos, que imposibilitan la correcta investigación de las casos de corrupción; Suiza ya confirmó que están mal hechos todos los exhortos de media docena de jueces federales que están buscando cuentas vinculadas al ex presidente. La estrategia menemista consiste en mostrar al "jefe" como la víctima de una operación para desprestigiarlo.

"Ultimamente Menem sólo aparece en las noticias por esas dichosas cuentas y por sus visitas a tribunales. Pensamos que bien podemos usar ese espacio en los medios a nuestro favor. La gente se va a terminar dando cuenta que al final nunca se comprueba ninguna de las versiones y que Menem en realidad es el blanco de una campaña sucia", confirmó a "Río Negro" un abogado que trabaja en la defensa del caudillo riojano.

Carlos Menem empezó el año con una imagen positiva que apenas superaba el 3%. Logró luego revertir el escenario al grado de convertirse en uno de los candidatos presidenciales más importantes. En julio, lograba superar el 10% en los sondeos de intención de voto y alcanzó a colocarse entre los tres postulantes más apoyados. Incluso, encabezaba la nómina cuando se preguntaba "quien ganará las próximas elecciones". Ahora, ha vuelto a caer entre dos y tres puntos, dependiendo de la encuestadora. "Pero lo más preocupante para Menem es que Rodríguez Saá está creciendo mucho, a expensas de un voto típicamente menemista. Es como si la gente estuviera eligiendo un menemismo sin Menem", destaca el consultor Jorge Giacobbe, director de Giacobbe & Asociados. Para Elisa Carrió, el panorama es similar: "Menem ya fue, pero el menemismo cultural subsiste, y está más fuerte que nunca, la gente lava sus culpas eligiendo a un Menem con otro nombre".

En el comando electoral del ex presidente están preocupados por este nuevo escenario. Las sospechas sobre el ex presidente hacen aumentar las manifestaciones en su contra. Dicho temor se exteriorizó el martes, cuando militantes menemistas denominado "brigada antiescrache", hizo guardia en Comodoro Py mientras Menem prestaba declaración ante Speroni.

Los operadores de la estrategia menemista son Alberto Kohan, Adrián Menem y Alberto Pierri. Sin embargo, la idea de presentar a Menem como "víctima" y no como victimario habría surgido de Carlos Corach, el ex ministro que se mantiene escondido pero que volvió a las fuentes a poco de su regreso de Oxford.

El abogado Oscar Salvi, a su vez, prometió colaborar con el plan desde la jurídico. Hoy por hoy, reina el optimismo. La tormenta de Santa Rosa y pasó, y ningún nubarrón empaña ya el horizonte judicial de Menem. El caso que más preocupaba quedó diluido por la pésima labor del juez Oyarbide y la vergonzosa respuesta de la Justicia suiza.

La estrategia incluye incluso un "perdón divino" que llegaría desde la Corte Suprema. En la oficina de Salvi creen que los magistrados de la Corte podrían volver a beneficiar al ex presidente al resolver un viejo recurso planteado por el único detenido, el ex viceministro de Defensa Carlos Carballo, también imputado en la causa armas. "Es probable que los jueces digan que no existió contrabando", señala un abogado de la defensa. La apuesta es que las responsabilidades finalmente terminarán recayendo sobre los ex directivos de Fabricaciones Militares, en especial sobre Luis Sarlenga.

De acuerdo con la opinión del comando menemista, la estrategia es trasladable asimismo a la interna del PJ. "Ahora, resulta que todos quieren la Ley de Lemas. Todos menos Menem. Ellos quieren arreglar la candidatura a dedo, mientras nosotros estamos dispuesto a afrontar el favor de la gente", indicó el diputado Adrián Menem. Ese es el plan: hacer ver que todos están contra Menem.


Comentarios


La estrategia de Menem es ponerse en víctima para volver al primer plano