“La excelencia ha sido dejada de lado”





Deseo referirme a la reparación de la Ruta 40 (ex 234) que está realizando el gobierno de la provincia del Neuquén entre Rinconada y el acceso a las pistas de Chapelco. Dentro de las obras planeadas se encuentra el muy postergado nuevo puente sobre el río Aluminé, que algún día va a reemplazar el que se inauguró en el año… ¡1942! No dejo de ponderar el esfuerzo que significó planificar y financiar la obra tan necesaria, ya que dicha ruta es el único acceso pavimentado que existe para llegar a Junín y San Martín de los Andes. Sin embargo quisiera hacer algunas observaciones. La costosa obra que se está realizando no exhibe prácticamente mejoras a nivel del proyecto de ingeniería. Solamente se está mejorando el terraplén preexistente y repavimentando, trabajo indispensable por los colapsos de la base de la vieja ruta, pero se están manteniendo sin cambios el diseño y los escasos equipamientos de la ruta. En vez de aprovechar dicha reparación para modernizar la señalización, mejorar el diseño de ciertos tramos peligrosos y ampliar las insuficientes banquinas que en algunos casos no tienen siquiera el ancho reglamentario, se está dejando todo igual. El proyecto de ingeniería ignoró la existencia de los desarrollos urbanos que se multiplicaron en las últimas décadas. No hay dársenas de giro en las urbanizaciones del Chapelco Golf, del Pegual y del Desafío, no se previó nada para las salidas de camiones de las canteras y del basural, no se han diseñado empalmes con los caminos secundarios (accesos al Paso Internacional Mamuil Malal, Huechulafquen, Curruhé, Collón Cura, futura circunvalación de SMA, Catritre, Quila- Quina etc.). Tampoco se trató el problema de tránsito de la Vega Maipú, cuando es obvio que hoy ya se necesita una doble vía y puentes peatonales, al menos frente a los colegios allí instalados. Era muy conveniente prever la segunda vía ahora, aunque se realizara más tarde. Llamé a Vialidad para saber si se había proyectado una dársena de acceso al aeropuerto de Chapelco, pero me contestaron que no. Finalmente, se ignoró la necesidad de una trocha para vehículos lentos y de una modificación en la traza de la cuesta de Pío Protto, un lugar en el cual cada año hay gravísimos accidentes. Es evidente el aporte social que brindan las buenas obras camineras y los beneficios que aportan para todos. Por eso es vital que las obras sean proyectadas buscando la excelencia, usando la tecnología más avanzada, garantizando por sobre todas las cosas la seguridad del tránsito, así como la estética de la obra y el menor impacto ambiental y, por supuesto, garantizando una ejecución de primer nivel. Por eso quería compartir con ustedes la tristeza que me provoca ver un proyecto tan costoso en el cual la excelencia ha sido dejada de lado. También quería decirles a los ingenieros de Vialidad que no abandonen el esfuerzo de bregar por el mejor proyecto. Tal vez les ayude mirar lo que hacen sus colegas chilenos del otro lado de la frontera, es un viaje corto y barato que permite ver soluciones técnicas más modernas que las que se utilizan acá. A los funcionarios políticos, les pediría que se esfuercen en planificar un poco mejor. Ing. Miguel de Larminat DNI 8.308.529 San Martín de los Andes

Ing. Miguel de Larminat, DNI 8.308.529 San Martín de los Andes


Comentarios


“La excelencia ha sido dejada de lado”