La familia adoptiva denunció que el niño teme un castigo 



WASHINGTON (Reuters) – El niño náufrago cubano Elián González, centro de una disputa internacional por su custodia, tiene miedo de su padre y no quiere regresar a Cuba con él, dijeron ayer su prima y su abogado en Miami.

Después de cuatro meses de cruenta lucha por su custodia, el padre del niño podría llegar hoy a Estados Unidos, procedente de Cuba, para recoger a su hijo de seis años, quien ha vivido con sus parientes en Miami desde que fue rescatado de las aguas frente a las costas del estado de la Florida en noviembre.

“Todo lo que ha hecho es llorar y decir “prométeme que no me llevarán, prométeme que no dejarás que me lleven””, dijo Marisleysis González, prima de Elián, en una emotiva entrevista con la cadena de televisión CNN.

Tras conceder una serie de entrevistas a la televisión en la mañana, Marisleysis González, de 21 años, fue vista cuando era llevada en una ambulancia con una máscara de oxígeno en su cara.

Marisleysis González dijo en una entrevista con el programa “Today” de la cadena NBC que ella deseaba que Elián estuviera feliz acerca de la posibilidad de ver a su padre.

“El siente ahora que ha perdido a su madre, quien era probablemente la que lo abrigaba y le daba amor, y ahora ella no está a su alrededor. El está temeroso de saber qué va a ocurrir cuando se quede solo con su padre”, indicó. La prima del niño dijo que el padre de Elián había amenazado con matar a su familia. “¿Por qué él se refiere a querer matarnos, cuando la única cosa que hemos hecho es cuidar a su hijo, esperando que él venga a este país?”, preguntó.

El abogado Kendall Coffey, que representa a los parientes de Miami, dijo que el niño había expresado temor hacia su padre. “Hay asuntos que preocupan, asuntos concernientes a la madre que él tiene ahora en su vida (Marisleysis) y la capacidad del padre de tratar con un niño traumatizado de una manera positiva”, subrayó.

El abogado estadounidense del padre de Elián, Gregory Craig, ha negado rotundamente las acusaciones de que su cliente es un padre no apto, calificado las afirmaciones de “injuriosas”.  


Comentarios


La familia adoptiva denunció que el niño teme un castigo